Veolia ha asumido el mando de esta planta que trata y recupera todos los lodos generados en 11 plantas de aguas residuales que dan servicio a 7,2 millones de habitantes, con una capacidad para tratar 2.000 toneladas métricas de esta sustancia al día. Asimismo, sería excepcional desde un punto de vista medioambiental, tecnológico y social, aunando innovación, siendo autónoma en agua y energía y, también, integrando la ecología con la vida urbana.

La planta cuenta con 360 metros de largo y 50 metros de alto y está situada en la bahía de Shenzhen, ocupando una superficie de 7 hectáreas.

La misma cumpliría con los criterios medioambientales requeridos por el Gobierno de Hong Kong establecidos en su estratégica para la gestión sostenible de los residuos. En este sentido, no generaría vertidos de aguas residuales y transformaría los lodos en electricidad.

Veolia Water Technologies se ha encargado del diseño y la construcción y el equipo de Veolia ha estado a cargo de la operación. Por otro lado, la arquitectura ha sido obra de Claude Vasconi, que ha realizado un diseño totalmente integrado en su entorno, rodeado por mar y montañas.

Las principales estructuras y equipos que componen esta planta son los incineradores, que se encargan de producir el vapor; las turbinas, que se encargan de transformar el vapor en energía eléctrica;  la línea de tratamiento de gases de combustión, que cumple con los estándares de emisión más estrictos; y la tecnología de tratamiento de lodos, que permite reducir los residuos finales en un 90%, protegiendo el medio ambiente.

La electricidad generada por el proceso de tratamiento de los lodos cubre las necesidades energéticas de la instalación y una planta desaladora de agua de mar produce el agua de proceso para la operación.  Gracias a su alto rendimiento, esta instalación se ha convertido en punto de interés ecológico y en un centro de aprendizaje medioambiental. Cuenta con un jardín ecológico que muestra la biodiversidad local, un café con vistas al mar, una piscina climatizada, un centro de conferencias y una plataforma de observación.

“La historia de esta instalación es la historia de un proyecto que se ha convertido en referencia en la industria del agua”, ha declarado Antoine Frérot, presidente y CEO de Veolia.  “Es un ejemplo de cómo serán las plantas de tratamiento de agua del futuro.  Es el resultado de una cooperación fructífera entre varias compañías -destacando la participación del Gobierno de Hong Kong-  que ha concluido con esta planta que es ejemplo de la revolución que hay en curso en la industria del medio ambiente, en la que Veolia tiene un papel pionero”.

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *