Tres nuevas iniciativas se suman a la estrategia de acción climática de CEMEX

Tres nuevas iniciativas se suman a la estrategia de acción climática de CEMEX

La meta que se ha marcado CEMEX en materia de acción climática es la reducción del 55% de sus emisiones de CO2 para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2050. Con esta premisa la compañía promueve la búsqueda permanente de iniciativas, alianzas, empresas y colaboradores que la impulsen a conseguir este objetivo prioritario en su estrategia de sostenibilidad.

Por ello, recientemente CEMEX ha invertido en Carbon Upcycling Technologies, una solución que permite reducir las emisiones de carbono en la producción de cemento y hormigón hasta en un 30% a través de sustitutos de clínker. La iniciativa que ofrece esta startup canadiense utiliza carbono en un proceso de molienda de residuos industriales, como escoria y cenizas volantes, para producir un material cementante suplementario más reactivo.

«Nuestra inversión en Carbon Upcycling nos permite aprovechar el uso de CO2 en materiales de construcción y transformar los residuos industriales en recursos sostenibles de materiales de construcción«, dice Gonzalo Galindo, director de CEMEX Ventures. «Seguimos ampliando nuestro portafolio de inversiones en construcción ecológica y buscando nuevas tecnologías para crear una industria más sostenible«.

Otro hito destacable en línea con su estrategia climática Futuro en Acción es la transformación exitosa de CO2 en nanomateriales de carbono, que acaba de convertir a CEMEX en la primera empresa del sector en introducir esta tecnología que podría revolucionar la descarbonización de la industria. La prueba, que se ha llevado a cabo en laboratorio, consiste en convertir los gases de combustión emitidos por un horno cementero en nanomateriales de carbono. Así, esta tecnología puede convertir las emisiones de CO2 en un producto de valor añadido, obteniendo un proceso circular que es clave para el desarrollo sostenible.

Además, recientemente la compañía se ha unido a un consorcio junto con Sasol y ENERTRAG para combinar hidrógeno y CO2 y convertirlo en un combustible sostenible para la industria de la aviación. El consorcio suministrará hidrógeno verde generado exclusivamente a partir de energía eólica y solar de ENERTRAG. El CO2 provendrá de una planta de cemento que CEMEX tiene en Alemania, que proporcionará diariamente 100 toneladas de CO2 en las etapas iniciales del proyecto. Posteriormente Sasol contribuirá con su tecnología innovadora para producir queroseno ecológico que, una vez certificado, podrá mezclarse para contribuir hasta el 50% del combustible para aviones. “El camino hacia la neutralidad de carbono se construirá con innovación, y seguimos comprometidos a estar a la vanguardia en el desarrollo de nuevas tecnologías y procesos circulares”, comenta Fernando González Olivieri, director general de CEMEX.

Otras iniciativas

Estos proyectos se suman a otras muchas iniciativas de economía circular y neutralidad climática en las que participa CEMEX entre las que destacan tres que están alcanzando grandes resultados:

– La producción del primer clínker solar de la mano de Synhelion que reemplaza completamente los combustibles fósiles con energía solar para fabricar clinker.

“LEILAC2” (Low Emissions Intensity Lime and Cement 2) un proyecto de investigación e innovación que utiliza tecnología de captura de carbono para descarbonizar la producción de cemento, que acaba de recibir financiación para construir una instalación a escala industrial en Alemania y que capturará el 20% de las emisiones de CO2 de una fábrica de CEMEX en la zona a un costo muy bajo.

HiiROC, una startup de producción de hidrógeno limpio en la que CEMEX ha invertido, que dispone de una tecnología con la que CEMEX busca aumentar la capacidad de inyección de hidrógeno en sus operaciones de cemento mientras reduce el consumo de combustibles fósiles.

Todas estas iniciativas están alineadas con la estrategia de Futuro en Acción de CEMEX para reducir la huella de carbono y contribuir a una economía circular con el objetivo de ser climáticamente neutros en el año 2050.