Transporte vertical en la Universidad de Extremadura

Transporte vertical en la Universidad de Extremadura

La Universidad de Extremadura, a la vanguardia en I+D de sistemas de transporte vertical con tecnología de ZIEHL-ABEGG

Un elevado edificio de planta cuadrada y tonalidades azules y grises, se alza en el Campus de la Universidad de Extremadura (UEx), en Badajoz. Se trata de la torre de ensayos o laboratorio de transporte vertical, de más de 40 metros de altura, 13 plantas y más de 1000 metros cuadrados de terreno, que se utilizará para probar todo tipo de ascensores, aunque este no será su único uso.

Como explica el profesor Herrera, Catedrático de la Universidad de Extremadura, responsable del proyecto de equipamiento de la Torre de Ensayo de Ascensores de la Universidad de Extremadura y consumado investigador especializado en la Ingeniería de elevación, su trayectoria dio comienzo en 1986 con el encargo de la construcción y puesta en marcha del Laboratorio de Ascensores de la Universidad Politécnica de Madrid como laboratorio de referencia para la homologación EU de los componentes de seguridad de los ascensores por el entonces Ministerio de Industria y Energía. Y desde su incorporación en 1996 a la universidad de Extremadura y tras la creación del grupo de investigación INGELEV en la UEx, trabajó por hacer realidad un proyecto que en Madrid tenía muchas dificultades de prosperar por el elevado precio del suelo: la construcción de una torre para ensayo de ascensores.

El proyecto se inició hace más de una década, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, FEDER, con un presupuesto final de 2,1 millones de euros. Y será en 2022 cuando la infraestructura esté operativa una vez que se implemente la equipación del edificio, que incluye un ascensor experimental y una planta fotovoltaica que abastecerá de energía al edificio. Todo un equipamiento tecnológico de primer orden de reconocidos fabricantes como ZIEHL-ABEGG.

Una infraestructura como la realizada en la Universidad de Extremadura es de vital importancia para los fabricantes de ascensores que han firmado convenios de colaboración. La clave: poder comprobar la fiabilidad, seguridad y efectividad de los nuevos modelos de sistemas de transporte vertical que lanzan al mercado. El laboratorio de I+D en sistemas de elevación permitirá ensayar hasta 8 ascensores simultáneamente, con anexos para tests de resistencia de materiales, y de estructuras y componentes para la construcción de ascensores.

En su conjunto la Torre y los laboratorios anexos constituyen el punto de partida del Centro de Ingeniería de Elevación de la UEx. Al tener la investigación en ingeniería de elevación un marcado carácter multidisciplinar, tendrán cabida proyectos de colaboración con otros grupos de la propia universidad, como el grupo DÉDALO de ingeniería mecánica, el grupo PE&ES de Electrónica de potencia y Electrónica de Sistemas o el grupo de Mecánica de Fluidos así como con otras universidades como la Universidad de Northampton del Reino Unido y la Universiad Politécnica de Madrid.

Se podrá evaluar los límites de estrés y fatiga de las cabinas, maquinarias de tracción, cuerdas, guías y sistemas de reducción de velocidad, paracaídas o ensayos en micro-gravedad, todo esto en un entorno controlado. También serán posibles pruebas de velocidad, que requieren de una altura mínima para alcanzar la aceleración necesaria. En definitiva, este desarrollo puede ser un buen reclamo para que empresas del sector industrial relacionadas con la ingeniería de elevación se interesen por Extremadura y decidan en el futuro un mayor despliegue de medios en la región.

Otro uso del laboratorio donde ZIEHL-ABEGG ha desplegado toda su tecnología de motores y sistemas de ventilación tiene que ver con la energía. El laboratorio de la UEx experimentará con la generación de energía en movimiento, lo que abrirá las puertas al uso de los ascensores como fuente de energía eléctrica en edificios.