Más de 10.000 metros cuadrados del Jardín Niel, un parque de Toulouse, han sido cubiertos con este tejido cerámico (ya hablamos con anterioridad qué es el tejido Flexbrick y sus ventajas y aplicaciones) debido al relieve curvo de la zona. La propia arquitecta y paisajista del proyecto reconoce que es capaz de «adaptarse absolutamente al relieve con una disposición de elementos perfecta (…) muy astuto, muy inteligente, y muy adaptable a distintas situaciones«.

Otros de los motivos que han llevado a elegir este sistema es su facilidad de aplicación en grandes superficies, la precisión de este tejido para crear el efecto «sendero» con bordes difusos, y la posibilidad de alternar zonas celdadas y continuas para un buen drenaje.

Las piezas cerámicas pueden ser ordenadas de forma libre permitiendo, como ya se ha dicho,  la alternancia de calados y continuos en la estructura, lo que amplía la variedad de diseños frente a las construcciones tradicionales creadas por albañiles y favorece la aplicación de Flexbrick en todo tipo de superficies. La utilización de tejidos cerámicos calados o con juntas anchas en parques y zonas ajardinadas aporta ventajas tanto técnicas (favorece el drenaje del suelo, evita la pérdida de agua en los desagües y reduce el impacto de las inundaciones producidas por lluvias abundantes) como estéticas (crea un efecto de sendero de bordes difusos, donde la naturaleza y el camino se entrelazan).

Sendero con bordes difusos gracias Flexbrick

Además, Flexbrick respeta el medioambiente

Flexbrick es una apuesta por la sostenibilidad ya que sus piezas cerámicas se fabrican utilizando biogás, un carburante limpio cuyo uso conlleva un ahorro en el consumo de combustibles fósiles equivalente a 5.000.000 Nm3 al año, y evita una reducción significativa de las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero. Además sus materiales alargan al máximo la vida útil del tejido y cada pieza es fácilmente sustituible, ya que su ensamblaje se realiza en seco, y reciclable.

Rápido de instalar este tejido cerámico

Flexbrick optimiza la construcción de amplias superficies gracias a la utilización de grúas para colocar las mallas metálicas. Este hecho repercute en una reducción de costes y del tiempo de aplicación, que se realiza de forma 10 veces más rápida que la construcción tradicional pieza a pieza. Así, para el recubrimiento de los 10.086m2 del Jardín Niel donde se ha utilizado una amplia variabilidad de Flexbrick se han necesitado únicamente 10 patrones diferentes de mallas, y su ensamblaje se ha realizado en menos de un mes y medio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *