Tecnología LiDAR en drones para uso civil

Tecnología LiDAR en drones para uso civil

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 68)

LiDAR, o lo que es lo mismo, Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging, en su acrónimo en inglés, es una tecnología que lleva usándose bastantee tiempo en multitud de disciplinas que van desde la minería a la obra pública, pasando por la arqueología o la conservación del patrimonio.

Básicamente, la tecnología LiDAR se basa en impulsos láser, midiendo el tiempo que transcurre entre la emisión del pulso y el retorno del mismo. Por lo tanto, estamos hablando de un receptor activo, a diferencia de lo que ocurriría con una cámara fotográfica.

Si hablamos de drones y LiDAR, podríamos decir sin miedo a equivocarnos que su relación se acaba de consolidar. Hace tan solo cinco años, la conjunción de ambas tecnologías era prácticamente impensable, ya que los drones veían limitada su capacidad de carga y el peso de un sensor de este tipo era muy elevado. Hoy en día, ya no se trata de un hándicap, sino que existen soluciones reales a este respecto que multiplican las aplicaciones y el uso de esta información.

Pero puede surgir una duda razonable para aquellas personas que no estén familiarizadas con este tipo de técnicas, ¿no proporciona la fotogrametría tradicional una nube de puntos en 3D al igual que lo hace LiDAR? La respuesta es sí, pero realmente la nube de puntos obedece a lo que puede captar la cámara gracias a la luz ambiental, es decir, gracias a aquellos objetos que estén iluminados y sean captados por la misma.

En definitiva, LiDAR se utiliza para hacer medidas, mientras que la fotogrametría se utiliza para tomar imágenes que aportan medidas una vez procesadas.

Actualmente, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) proporciona mediante libre descarga datos LiDAR para todo el conjunto nacional que han sido tomados a través del Plan Nacional de Ortofotografía Aérea (PNOA) con una densidad de puntos de 0,5 puntos/m², o 2 puntos/m² en sus últimas versiones. En cambio, combinando drones y sensores LiDAR, podremos aumentar la resolución espacial de una forma muy elevada, ya que se podrían obtener 100 puntos/m², por poner un ejemplo, para la inspección de líneas eléctricas. Debido a que los requisitos en procesado son bastante elevados, serán los técnicos los que deban discriminar si la nube de puntos ha de ser más o menos densa.

Por lo tanto, las aplicaciones de esta tecnología se están multiplicando gracias a la transversalidad que tiene su uso. Si lo comparamos con la fotogrametría, evidentemente, su coste es mayor, pero los resultados obtenidos son de una gran precisión que posibilita gran agilidad en aquellos proyectos en los que es requerido su uso.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar