Techos Armstrong para crear edificios más sostenibles

Techos Armstrong para crear edificios más sostenibles

Armstrong es el primer fabricante europeo de techos en obtener el certificado “Cradle to Cradle”, cumpliendo así con los criterios básicos de la economía circular.

La sostenibilidad es cada vez un factor más importante a la hora de tomar decisiones en la ejecución de un proyecto. En el ámbito de la construcción ha aumentado la demanda de productos fabricados con materiales green en los últimos años y, a su vez, también se busca que estos productos sean sostenibles una vez instalados y no sean una causa de contaminación directa.

Estas demandas, sobre todo en espacios como hospitales u oficinas, han provocado que dentro de la industria de la construcción se tenga en cuenta y se promueva la sostenibilidad de los productos, tanto de los materiales con los que se fabrican como los efectos que estos pueden tener en la salud y el bienestar de las personas.

Armstrong es el primer fabricante europeo de techos en obtener el certificado “Cradle to Cradle”, cumpliendo así con los criterios básicos de la economía circular, una economía restauradora que contempla todo el ciclo de vida de un producto. El Programa de Reciclaje “Ceiling-to-Ceiling” de techos Armstrong es un ejemplo de ello. Es un compromiso basado en el uso de productos sostenibles en la fabricación de sus techos de fibra mineral, y de reciclarlos cuando decidan cambiarse. Este programa de reciclaje, único en el mercado, plantea recuperar las placas usadas y reciclarlas para ser empleadas nuevamente. En sus fábricas, son tratadas y posteriormente reintroducidas en el circuito de producción. De esta manera, los techos antiguos se convierten en nuevos utilizando material de posconsumo, sin tasas de vertido ni costes derivados del uso de contenedores. Estas dinámicas hacen de Armstrong un gran referente del sector en la preservación de los recursos naturales y la reducción del impacto medioambiental de los procesos de fabricación.

Techos Perla para garantizar un notable ahorro de energía

Armstrong tiene también como objetivo la reducción del impacto ambiental mediante el ahorro de energía. ¿Cómo? Creando productos que reduzcan necesariamente el consumo de energía. Una de las características de los productos clasificados como green o sostenibles es su capacidad de ser beneficioso tanto para el medio ambiente como para la salud. Esto no se limita a los componentes de dicho producto, sino también a sus efectos. Un ejemplo de esto son los techos con un alto porcentaje de reflexión de la luz solar.

La gama de techos Perla de Armstrong, con certificación “Cradle to Cradle”, cuenta con un 85% de reflexión de la luz. Este alto porcentaje evita el uso de luz artificial durante muchas horas al día, ahorrando así energía y a la vez es beneficioso para la vista, mejorando también la capacidad de concentración de los trabajadores, en el caso de edificios destinados a oficinas.

Edificios más ecológicos gracias una buena calidad de aire interior

Teniendo en cuenta que hoy en día el 90% de la vida discurre dentro de un edificio, es muy importante tener en cuenta los factores que afectan al ambiente interior de los mismos. Y es que la sostenibilidad de los productos también puede relacionarse con la calidad del aire interior y a la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) que derivan de la emisión de compuestos químicos utilizados en la fabricación de la mayor parte de los materiales actuales. Estos compuestos químicos se emiten al ambiente formando un cóctel de sustancias, potencialmente perjudiciales para el medio ambiente y la salud humana. Es por ello que es necesario controlar sus emisiones y reducirlas siguiendo las recomendaciones o legislaciones de distintos países.

En este sentido, las soluciones de techo de Armstrong garantizan niveles muy bajos de COV y cuentan con la clasificación M1 (Clasificación finlandesa de emisiones de materiales de la construcción), y VOC A+ o VOC A, según la normativa francesa (A+ es el nivel máximo de certificación para emisiones de formaldehído con un límite de 10 µg/m³). La importancia de estas etiquetas ambientales reside en que se otorgan a aquellos materiales de construcción que contribuyen a un hábitat sano y respetuoso con el medio ambiente. Además, hay que tener en cuenta que los productos de techos con bajas emisiones de COV ayudan a obtener mejor calificación en sellos como LEED® o BREEAM. Así, elegir este tipo de materiales sostenibles es la opción más responsable acabando así con los malos hábitos contaminantes del pasado. A largo plazo, elegir soluciones como las que Armstrong ofrece permitirá contar con materiales más duraderos, reutilizables y que beneficiarán a la sociedad en general.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar