Tecnología Sin Zanja.

Beneficios y ventajas de la “Tecnología Sin Zanja” en las Ciudades Inteligentes y Sostenibles

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 50)

En nuestro mundo actual no tienen cabida obras que colapsen la circulación de las grandes capitales o dejen sin agua o electricidad zonas financieras y barrios residenciales. Las Tecnologías SIN Zanja permiten llevar a cabo, con menores costes económicos y en tiempo récord, todas las actividades relacionadas con los servicios enterrados. Y todo ello sin generar trastorno a los ciudadanos.

Estas tecnologías son el aliado perfecto para mejorar la calidad de vida en las smart cities o ciudades inteligentes, por sus ventajas medioambientales y costes sociales en comparación con otras tecnologías que implican apertura de zanja. Es necesario que España alcance el nivel de utilización del resto de ciudades europeas. Minimizan los riesgos ambientales y garantizan el compromiso con la sociedad; al evitar ruido, polvo o roturas del pavimento, no perjudicar la vida del ciudadano de a pie, la actividad de los comercios, la circulación de los vehículos, reducen las emisiones de CO2 en un 20%, facilitan la elaboración de los proyectos, así como los costes y tiempos de ejecución en un 25% frente a tecnologías tradicionales que implican apertura de zanja.

Además la falta de renovación y mantenimiento de las infraestructuras repercute en los servicios que el ciudadano debe recibir e impide el desarrollo de un modelo urbano que permita gestionar de forma sostenible e inteligente las ciudades. La necesidad de mejorar las infraestructuras subterráneas con especial incidencia en la renovación de las redes de agua, tanto de abastecimiento como de saneamiento, es vital: El 38% de las infraestructuras tiene más de 30 años.

Sociedades homólogas a la IbSTT, SOCIEDAD IBERICA DE TECNOLOGIA SIN ZANJA,  existen en el resto del mundo, siendo cada una de ellas Miembro Nacional en sus respectivos países y agrupadas todas ellas en una organización que es la institución madre de todas las Asociaciones de Tecnología Sin Zanja, la ISTT: INTERNATIONAL SOCIETY FOR TRENCHLESS TECHNOLOGY, con sede en Londres y fundada en 1985. Los países que mas han desarrollado la Tecnología Sin Zanja son aquellos en los que mas valoración se ha dado a los Costes Sociales, como por ejemplo Gran Bretaña, Alemania, Holanda y Bélgica.

IbSTT agrupa a 46 empresas españolas, pertenecientes a 11 Comunidades Autónomas y  dos empresas Portuguesas, lo que la convierte en la Asociación Nacional del Sector con mayor número de asociados de este sector.

Ventajas de la Tecnología Sin Zanja para los ciudadanos

  • Cero ruidos: estas tecnologías permiten llevar a cabo operaciones en el subsuelo sin abrir zanja en el pavimento, limitando al mínimo el uso de maquinaria.
  • Protección del agua, un recurso natural escaso: las tuberías de agua no siempre son estancas. Las Tecnologías Sin Zanja posibilitan la inspección, el diagnóstico y la reparación de tuberías subterráneas mediante procedimientos rápidos, discretos y poco costosos.
  • Aire sin polvo: las obras urbanas contaminan el aire a consecuencia del polvo y los gases emitidos por la maquinaria. Las Tecnologías Sin Zanja minimizan estos perjuicios.
  • Respeto por los entornos naturales: las Tecnologías Sin Zanja evitan las agresiones a la flora, fauna y el agua que se filtra hacia las capas freáticas como consecuencia de las obras con zanja.
  • Seguridad de trabajadores y viandantes: las zanjas presentan mayor riesgo de accidentes laborales. La aplicación de estas tecnologías elimina este riesgo casi por completo.
  • Mantenimiento de la actividad local: la instalación de conductos y cables subterráneos puede realizarse sin interferir en el día a día de los transeúntes.
  • Disminución de la contaminación urbana: las obras urbanas con zanjas generan tráfico y su consecuente polución, que se evita con el uso de las Tecnologías Sin Zanja.
  • Minimización de los residuos: los escombros de la excavación de zanjas son residuos, y como tal, deben ser trasladados, almacenados y tratados para su posterior uso. Las Tecnologías Sin Zanja dividen por diez el volumen de escombros.
  • Reducción de materiales nobles: las zanjas son rellenadas con materiales nobles, recursos naturales caros y escasos. Con Tecnologías Sin Zanja desaparece prácticamente la necesidad de materiales nobles.
  • Correcto gasto público en el acondicionamiento urbano: la reparación de zanjas nunca es completa, con el tiempo aparecen filtraciones, fisuras y estancamientos que desembocan en la construcción de una nueva calzada. Un sobrecoste que se evita con la realización de las obras urbanas aplicando Tecnologías Sin Zanja.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar