Entradas

,

Geobrugg: 180 años de experiencia en la Tecnología del Cable de Acero

En 1836 Joachim Fatzer con apenas 17 años, fundó una fábrica de cuerdas de cáñamo, a orillas del Lago de Constanza. El cáñamo fue una de las fibras más fuertes naturales disponibles, muy pronto los agricultores, los dueños de caballerizas y carretas, fueron reclamando cuerdas flexibles cada vez más resistentes. Siempre un paso por delante de los requisitos del cliente, Fatzer hijo no tardó en ampliar su gama de productos, para la construcción y la minería, incluso produjo el aparejo de cuerdas, para el primer barco de vapor suizo, dando así su primer paso en el negocio de la cuerda de alta resistencia.