Supervisar sin contacto mediante RFID el acumulador hidráulico y de membrana

Supervisar sin contacto mediante RFID el acumulador hidráulico y de membrana

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 72)
Thorsten Kinkel,​ ingeniero de Ventas y especialista de Productos para Técnica digital de medición​, Walter Stauffenberg GmbH & Co. KG, Werdohl

¿Cómo se comprueba de forma más rápida la presión de gas en unos 400 acumuladores hidráulicos? Una acería austríaca ha encontrado la respuesta, probablemente, más convincente. Los sensores de presión integrados registran la presión y la transfieren sin contacto y en segundos desde cada punto de medición a un dispositivo lector.

La prueba de presión periódica en el lado de gas de acumuladores hidráulicos o de membrana es parte de las tareas estándar en el mantenimiento. Se aplican frecuentemente diferentes intervalos de comprobación, ya que los acumuladores están integrados en parte en circuitos hidráulicos sensibles a la seguridad o en procesos de producción complejos de marcha continua.

Tarea: Comprobación de más de 400 acumuladores hidráulicos

Por este motivo, una acería austríaca ha separado los más de 400 acumuladores hidráulicos de toda la producción en tres categorías de seguridad. Los acumuladores empleados en procesos críticos, p. ej. en grúas, y otros equipos de transporte que elevan barras y bobinas de toneladas se comprueban trimestralmente; los otros en plazos de nueve a quince meses. Para 65 acumuladores se aplica la comprobación trimestral, 55 se comprueban cada nueve meses y más de 280 cada quince meses.

Común y poco práctico: El sistema se debe abrir para la comprobación

Hasta hace poco, una comprobación de este tipo significaba que el técnico de mantenimiento correspondientemente formado debía conectar un manómetro o una bombona de gas con manómetro a la boquilla de llenado de gas del acumulador y comprobar la presión. Al hacerlo, tenía que abrir el sistema, lo que no evitaba una posible pérdida de presión.

Como los acumuladores frecuentemente están montados en la parte superior de las instalaciones grandes de rodillos, transporte y grúas y, por tanto, tienen un difícil acceso, la comprobación es complicada, especialmente al tener que llevar encima la bombona de nitrógeno. También hay que llevar material para registrar los resultados, papel o un portátil. Por este motivo, este proceso –según calculado por los responsables de la acería– duraba unos 15 minutos por cada punto de medición.

Nueva solución: Transductor de presión con repetidor RFID

Para reducir este trabajo, la acería decidió adquirir una solución completamente nueva para supervisar la presión del acumulador. Ahora, en las boquillas de llenado de gas hay instalados adaptadores para el acumulador, en los que se puede instalar el transductor de presión de la serie PT-RF de Stauff.

Entre las propiedades básicas de estos transductores de presión, disponibles con presiones diferentes de hasta 600 bar, se encuentra un repetidor RFID integrado que además de los valores de medición de presión registra otros parámetros como la temperatura del medio, la fecha y la hora, así como el número de serie inequívoco del transductor de presión. Esto permite asignar inequívocamente el punto de medición, requisito básico para una documentación completa de los resultados de comprobación.

Lectura sin contacto de los valores de medición

Como receptor del sensor RFID se emplea un dispositivo lector compacto. Cuando el técnico de mantenimiento mantiene el dispositivo lector a una distancia de unos 1,5 cm del sensor y activa pulsando la tecla la transmisión de señal sin contacto, la pantalla del dispositivo lector muestra la presión de gas actual en el acumulador.

De esta manera, el técnico de mantenimiento podrá registrar la presión en numerosos puntos de medición sin necesidad de instalar un cableado complicado para la transmisión de una señal desde los sensores a la unidad de evaluación. También se puede evitar el suministro de energía de los sensores: La antena del dispositivo sensor suministra también la energía que el repetidor necesita para transmitir la señal (que solo dura 0,5 segundos).

Eficacia demostrada en otros ámbitos hidráulicos

El dispositivo lector no solo muestra los valores actuales, sino que también puede guardar más de 15 000 grupos de datos. El software incluido en el volumen de suministro permite una evaluación posterior y un procesamiento de los resultados de medición transmitidos anteriormente mediante la interfaz USB en el PC o el portátil.

Esta innovadora forma de medir la presión ha demostrado ya su eficacia en otros ámbitos hidráulicos –por ejemplo, en tuberías y en consumidores–. La novedad es la posibilidad de poder usar también este método en el lado de gas de los acumuladores hidráulicos y de membrana.

Supervisar sin contacto mediante RFID el acumulador hidráulico y de membrana

Los adaptadores de conexión permiten reequipar los transductores de presión PT-RF a los acoplamientos de medición disponibles en la instalación.

Ahorro de unas 135 horas persona al año

Las ventajas que resultan del uso de la nueva tecnología para operadores de instalaciones, técnicos de mantenimiento y personal de mantenimiento son visibles: Las mediciones se pueden realizar de forma relativamente sencilla, en pocos segundos apretando solo un botón y sin necesidad de hacer ningún cursillo; y se pueden documentar además en un proceso seguro. El enroscado y desenroscado de los manómetros o de otros instrumentos de medición y visualización (y con ello la apertura del sistema) deja de ser necesario.

La empresa de acero habrá registrado con precisión el tiempo anterior y posterior. En los 400 acumuladores son necesarias 548 pruebas de presión al año. El método anterior requería un tiempo de 137 horas persona por año (548 x 15 min). Sin incluir el procesamiento de los datos para la documentación. En la consulta sin contacto del transductor de presión PT-RF sin embargo, el personal requiere solo 15 segundos por punto de medición y no debe intervenir en la alimentación de gas. La medición en sí asciende a solo 100 minutos. El procesamiento de los resultados de medición para la documentación se simplifica también considerablemente.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar