Sistemas webertherm en el edificio ganador del Premio FAD de Arquitectura 2020

“79 viviendas con protección en el Salón Central de Sant Boi de Llobregat”, es el proyecto ganador de la 62ª edición de los Premios FAD, dentro de las categorías de Arquitectura y de Opinión Arquitectura, que cuenta con los sistemas SATE webertherm etics y webertherm ceramic, entre los materiales protagonistas de su puesta en obra.

Saint-Gobain Weber ha participado en este proyecto que se ha alzado con el reconocimiento del jurado, presidido por Anna Ramos, dentro de las categorías de Arquitectura y de opinión Arquitectura, de los Premios FAD de Arquitectura e Interiorismo 2020.

Se trata de un edificio de obra nueva de 1.500 m2, un bloque aislado de 79 viviendas en régimen de protección oficial, situado en el municipio de Sant Boi de Llobregat, y llevado a cabo por los arquitectos Juan Herreros Guerra, Jens Richter, Mariona Benedito Ribelles, Martí Sanz Ausàs y la aparejadora Eulalia Aran Corbella. La empresa de ingeniería PGI Engineering, la promotora IMPSOL Institut Metropolità de Promoció del Sòl i Gestió Patrimonial y ACSA-SORIGUÉ como empresa contratista, son los otros protagonistas implicados en la ejecución de esta obra galardonada.

En el desarrollo del cerramiento del edificio, se empleó la solución SATE con acabado orgánico y cerámico utilizando webertherm etics y webetherm ceramic, dos sistemas de aislamiento térmico por el exterior basados en placas de EPS estabilizadas, ideales tanto en obra nueva como en rehabilitación y especialmente concebidos para limitar las pérdidas energéticas en las fachadas. webertherm etics proporciona además una base perfecta para ser recubierta en su acabado por un revestimiento orgánico o mineral concediendo al prescriptor la posibilidad de combinar colores y texturas. Por su parte, webertherm ceramic permite un acabado con pieza cerámica realzando la estética del edificio, y asegurando la durabilidad de la fachada con un mantenimiento mínimo.

La idea de los autores, materializada en esta construcción, es la de ir más allá de los límites establecidos en este tipo de proyectos de vivienda, creando espacios pensados para la convivencia entre sus moradores, y siempre guardando una estrecha comunicación con el paisaje exterior que rodea al edificio. Una esmerada arquitectura de pasarelas, puntos de comunicación logrados gracias a los atrios y patios comunes además de otras perforaciones del volumen, que persiguen siempre ese objetivo de espacio comunitario.

Estéticamente, se trata de un edificio sobrio, con una imagen exterior escueta, de materiales industriales avanzados en armonía con el marco de casas y fábricas que le rodea y que contrasta notablemente con un interior más tradicional, humano y doméstico, a partir de materiales como el ladrillo, o la rayuela catalana, que contribuyen a crear un ambiente más cercano, cálido y acogedor.

El jurado destaca en la obra «la investigación, a través del proyecto arquitectónico, sobre las maneras de transitar y habitar los espacios comunes en los edificios de viviendas colectivas, así como su ambición de construir una comunidad, y no sólo un edificio». Lo considera un proyecto de arquitectura con «un espíritu propositivo, atenta y cómplice con el contexto, que origina espacios pensados para la vida en común, en estrecha sintonía con el paisaje físico y humano en el que se inserta y a los cuales sirve».

Una obra ganadora de unos prestigiosos galardones de arquitectura e interiorismo, como son los FAD, que cuenta con soluciones de Saint-Gobain Weber. De este modo, la compañía de morteros se muestra, una vez más, como una marca de referencia líder en su sector.

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *