Sistemas SATE webertherm, la mejor elección en el verano

La instalación de un sistema de aislamiento térmico por el exterior, como webertherm, es una solución que aporta una mejora energética al edificio tanto en invierno como en verano, y más aún en latitudes como la nuestra, donde los días templados y calurosos predominan sobre los fríos.

En general, existe la idea de que la mejora del aislamiento térmico de una vivienda está asociada a los meses de invierno, con la finalidad de protegernos del frío, pero a menudo olvidamos que los sistemas de aislamiento térmico por el exterior son también muy beneficiosos, y por tanto, una magnífica alternativa para los meses de verano, donde las altas temperaturas provocan una considerable falta de confort en los usuarios de viviendas mal aisladas.

En países con latitudes similares a la nuestra el clima es templado, y aunque existan zonas donde las condiciones de frío en invierno pueden ser severas, generalmente prevalecen los días templados y cálidos, donde se hace necesario aislar las viviendas para mantenerlas frescas y con un cierto grado de confort en la temporada de calor.

En los días calurosos de verano, más largos y con más horas de sol, las fachadas se someten a altas temperaturas. Es especialmente en aquellos edificios mal aislados, y concretamente en las viviendas con fachadas orientadas al sur o suroeste, donde se dan las peores condiciones debido al fenómeno de “pared caliente”, que contribuye a aumentar las ganancias caloríficas en el interior del edificio, empeorando así la comodidad ambiental de los usuarios.

Por lo tanto, si la vivienda tiene un déficit de confort térmico, ya sea verano o invierno, los sistemas de aislamiento térmico por el exterior (SATE) webertherm son la opción más adecuada. Ayudarán a hacer de los edificios elementos energéticamente más eficientes y sostenibles, además de contribuir directamente a la mejora de la salud, el confort y la seguridad de los usuarios.

La instalación de un SATE en la envolvente del edificio, tanto en obra nueva como en rehabilitación, es una barrera de protección térmica con la que se consigue evitar el intercambio de energía entre el interior del edificio y el exterior, independientemente de la estación del año. Siendo en invierno y en verano donde resulta una solución mucho más ventajosa y efectiva puesto que minimiza las pérdidas energéticas hasta en un 40%, ayuda a mantener estable la temperatura en el interior de la vivienda y contribuye, por tanto, al ahorro energético y económico.

En la temporada de verano, los sistemas SATE, y especialmente los basados en lanas minerales como el sistema webertherm acustic aportan además una mejora en el confort acústico. En esta época del año la actividad en el exterior se incrementa y por tanto, el ruido también, por este motivo es importante poder disfrutar de una vivienda bien aislada tanto térmica, como acústicamente.

Weber cuenta con una amplia gama de sistemas de aislamiento térmico por el exterior basados en diferentes materiales aislantes (EPS, EPS grafito, lana mineral, mortero termoaislante, corcho natural, etc). Sistemas constructivos que se han convertido en el mejor aliado del Código Técnico de la Edificación, una solución que cuenta además con el soporte económico del programa de ayudas para la rehabilitación energética de edificios existentes (programa PAREER-CRECE).

Para Weber es también fundamental el compromiso con el medioambiente y los SATE son la manera más eficiente de reducir las pérdidas de energía producidas tanto por calefacción como por refrigeración. De este modo, se consigue un importante ahorro energético y económico, protegiendo el medioambiente minimizando las emisiones de CO2, ayudando así a alcanzar los criterios de sostenibilidad de la Unión Europea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *