Siemens ayuda a reducir las alarmas falsas de incendio en Reino Unido

Siemens ayuda a reducir las alarmas falsas de incendio en Reino Unido, que cuestan 1.000 millones de euros anuales

La Asociación de Protección contra Incendios británica y Siemens han realizado una prueba para demostrar la eficacia de los detectores de humo para reducir las falsas alarmas.

Actualmente, más del 75% de los avisos de incendio en Reino Unidos que se generan de forma automática son falsos o accidentales. Se trata de un problema considerable si tenemos en cuenta el gran número de edificios y comercios que cuentan con sistemas automáticos de detección de incendios. Esta problemática supone un gran coste de recursos económicos y tiempo para los administradores de la ciudad, ya que el cuerpo de bomberos debe verificar el incendio y comprobar si se trata de una falsa alarma o si, de lo contrario, se trata de una alerta real que debe ser atendida de manera inmediata.

Esta inexactitud supone además un elevado coste para las autoridades de Reino Unido. Según las estadísticas del Ministerio del Interior británico, los servicios de bomberos y de rescate atendieron alrededor de 226.000 falsas alarmas de incendio entre 2017 y 2018, lo que supuso el 41% del total de llamadas. Un dato que corrobora la Asociación de la Industria del Fuego (FIA) que estima que los falsos avisos cuestan al país más de 1.000 millones de libras al año. Pero no solo hablamos de un coste monetario, sino que este problema puede poner en peligro la vida de muchas personas. La consecuencia directa de que haya continuadas alarmas erróneas en un mismo edificio es que las personas, que viven o trabajan en el lugar, sentirán que no hay necesidad de reaccionar ante ellas, lo que supone un grave riesgo.

En este contexto, la Asociación de Protección contra Incendios (FPA) en nombre de la Asociación de Aseguradores Británicos (ABI) ha realizado junto a Siemens un exhaustivo estudio de demostración de detectores de humo en el Colegio de Bomberos de Moreton . En este ensayo se comprobó la eficacia de la tecnología ASA (Advanced Signal Analysis) y los sistemas de detección instalados en colaboración de la empresa Black Box Fire & Security.

Los estímulos analizados durante la prueba fueron la soldadura, el vapor de una tetera, un pan tostado, la combustión de madera, la quema de heptano y la soldadura que encendió el heptano. En concreto, se testaron cuatro modelos de Siemens, dos detectores de humo tradicionales y dos dispositivos inteligentes. Los dispositivos inteligentes fueron examinados con diferentes configuraciones diseñadas para tres ambientes diferentes, en entornos limpios, como oficinas o alojamientos, en ambientes cotidianos y en espacios donde la inmunidad a falsas alarmas es crítica, como en los talleres industriales.

El informe de resultados ha revelado que los dispositivos inteligentes son más perspicaces y eficaces a la hora de reaccionar ante estímulos falsos, como el vapor o tostadas humeantes, sin comprometer la velocidad de reacción a las amenazas reales de incendio. La tecnología de Siemens permite detectar el fuego y el humo reales de forma temprana y fiable, filtrando los fenómenos engañosos. Estas sencillas demostraciones han expuesto los beneficios potenciales del uso de detectores inteligentes equipados con múltiples unidades de detección. Además, pone de manifiesto que es importante que las configuraciones utilizadas se adecúen al entorno para garantizar, tanto la inmunidad a las falsas alarmas, como una respuesta rápida a las amenazas reales de incendio.

La Asociación de Protección contra Incendios ha compartido los resultados de estas pruebas con el British Standards Institute (BSI) y el Building Research Establishment (BRE) para apoyar su trabajo en la actualización de las normas relacionadas con las alarmas de incendio falsas y no deseadas, con el fin de disminuir su elevado número.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar