Plataforma Genie S-85 al servicio de un monumento histórico en Francia

Plataforma Genie S-85 al servicio de un monumento histórico en Francia

La altura de trabajo de 28m. y la productividad de una plataforma Genie S-85 demostró ser ideal para las reparaciones y mantenimiento del tejado de un monumento histórico en Francia.

Construido en el siglo XVIII en el departamento de Mayenne, en el noroeste de Francia, cerca del pequeño e histórico pueblo de Montenay, el castillo de Basmaignée requiere trabajos de mantenimiento y reparación periódicos, especialmente del tejado. Una tarea desafiante, meticulosa y muchas veces riesgosa, realizada a gran altura en zonas de trabajo de difícil acceso. Para completar el trabajo en altura en esta importante edificación histórica, los equipos de mantenimiento emplearon una plataforma Genie® S®-85 que, con una altura máxima de trabajo de casi 28 m, demostró ser la elección perfecta para alcanzar con facilidad los niveles más altos del tejado del castillo.

El castillo de Basmaignée fue decretado propiedad nacional justo después de la Revolución Francesa. Tras una sucesión de diferentes propietarios, marcada por períodos de abandono, fue comprada recientemente por una pareja franco-británica para que sirviera como sede de eventos excepcionales. Situado en un área de 24 ha de parques ajardinados con animales que viven libremente, 11 ha de bosque, una casa de huéspedes y un lago, el castillo de Basmaignée ofrece el marco ideal para fiestas de boda y vacaciones con la familia y los amigos.

Para responder a esta misión de alta precisión, además de la altura, también la productividad fue un punto clave para asegurar que el trabajo se completara según lo previsto. Además de la excelente altura de trabajo de la máquina, la plataforma Genie S-85 ofrece un alcance horizontal de 23 m y un plumín de 1,5 m, lo que proporcionó la precisión y flexibilidad necesarias para alcanzar zonas de difícil acceso del empinado tejado.

Para responder a la necesidad de aumentar la productividad, la capacidad de desplazarse a máxima altura de la máquina permitió ahorrar valioso tiempo en los traslados de la unidad de un lugar a otro del edificio. Para los operarios, una capacidad de carga de 227 kg resultó ser suficiente para llevar herramientas y materiales.

El resultado: Una tarea meticulosa llevada a cabo de forma perfecta y segura dentro del ajustado plazo establecido por el evento de apertura del castillo.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar