Pajares: De Barrera entre Mundos a Camino sin Fronteras

Pajares: De Barrera entre Mundos a Camino sin Fronteras

Autor:
Editorial:
Nº de Páginas
Precio

Contenido

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 51)
Jorge Luis González Crespo
Fernando Hacar Rodríguez

Sinopsis

Los autores han estado a pie de muchas obras de carretera y ferrocarril, y, atraídos desde hace muchos años por el Paso del Pajares y sus complejidades, decidieron describir cómo se desarrollaron el Camino primitivo, la Carretera y el Ferrocarril: Igual importancia han dado a las personas que hicieron posible esas obras, a los trabajadores de la carretera, a los “ferrocarrilanos”, a los que de una u otra manera han intervenido, a las mujeres y a los hombres.

El libro se remonta a varios siglos antes del inicio de la línea de ferrocarril, recordando que en el XVI había un camino que unía Oviedo con León, y en el XVIII Melchor Gaspar de Jovellanos impulsó la carretera que se concluyó hacia 1830.

“Pajares” es un difícil paso montañoso en el Norte de España que permite el acceso desde el Principado de Asturias hacia la Meseta Castellana. Por él transcurre la Carretera Nacional 630 que enlaza las ciudades de Gijón y Sevilla. Con una altitud de 1.379 m en el “Alto de Pajares”, sus empinadas rampas y cerradas curvas en la vertiente asturiana se hizo mítica entre los héroes de la ruta de los años 60, siendo considerada como la verdadera alternativa, el último atragantón, la licencia que permitía ser proclamado “Caballero en Motor de Combustión”.

Hace más de un siglo, a través del Pajares se construyó el ferrocarril que supuso la rotura definitiva de un aislamiento ancestral al que estuvo sometida la Región Asturiana. La magnífica “Rampa Ferroviaria de Pajares” supuso la mayor obra de ingeniería del siglo XIX en España, con una proporción de túneles superior a la famosa “Direttissima Italiana”. El discurrir de la línea férrea León-Gijón es un buen ejemplo de un trazado complejísimo y magistralmente resuelto, modelo en todos los tratados y estudios más serios sobre ferrocarriles en el mundo. Actualmente su antigüedad obliga a un inteligente y muy costoso mantenimiento, siendo los muy numerosos túneles una destacada complicación en esas labores.

El libro no aborda las obras del tren de Alta Velocidad, si bien los autores anotan que a los que ahora se enfrentan al nuevo reto del difícil túnel para el “Ferrocarril de Alta Velocidad Española (AVE)” del Pajares, a las empresas Constructoras que en esas obras están trabajando, a todos ellos les deseamos toda la buena ventura para concluir con éxito esas modernas obras, también hoy muy difíciles, pues si bien es cierto que los medios son más importantes hoy día, las nuevas obras son de mucha mayor envergadura que las de antaño, y, por ello, pensamos que tal vez las dificultades de unas y otras construcciones son semejantes. Si todas las partes que ahora participan en esas nuevas obras, si todos ellos entienden las dificultades -razonables de unos y otros, y todos las del terreno, sin duda el éxito estará garantizado.

Pajares: De Barrera entre Mundos a Camino sin Fronteras

Sobre los autores

Jorge Luis González Crespo es Ingeniero Técnico de Minas (Mieres, 1979) y Economista (Oviedo, 1996). Natural de Sahagún de Campos (León). De madre leonesa y padre asturiano, conoció desde su infancia las aventuras que deparaban los frecuentes pasos por el Puerto de Pajares. Su vida profesional se ha desarrollado en el mundo ferroviario. En los últimos veinticinco años ha conocido Pajares aún más íntimamente y profundamente, supo de lo viejo y de lo que nacía. Su trabajo en la infraestructura ferroviaria le ha permitido disfrutar y admirar la grandeza de esta excelsa obra. Por ello, ni de los túneles, ni de la infraestructura, ni de los trenes antiguos, ni de los actuales, ni de los futuros, que pasen o pasaron por las diversas vías de Pajares, es imposible que nadie sepa lo que él sabe y como él lo sabe.

En 1977 Fernando Hacar Rodríguez terminó Ingeniería Técnica de Obras Públicas en Madrid (ahora, según Bolonia, “Civil Engineer”). Desde los 14 años y durante muchos fines de semana hizo de porta-miras (el prisma llegó más tarde) con el “Tío Pedro”, Topógrafo: esas divertidas salidas al campo fueron despertando un interés muy variado: por la ingeniería, por los lugares, por el paisanaje. Su actividad profesional está muy ligada a las carreteras y a los túneles, habiendo trabajado en Badajoz, Valladolid, Asturias, Grecia y Madrid. También ha trabajado en modelos de puertos, diseño de vertederos, intercambiadores de transporte, hidráulica, túneles ferroviarios, etc. Ha publicado varios libros relacionados con los túneles, y recientemente ha sido editor de dos libros de poesía.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar