Láminas bituminosas auxiliares: flexibilidad a las bajas temperaturas y mejora en la puesta de obra
(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 51)
Raul Alvarez; Technical Manager Texsa Systems slu

El asfalto se ha utilizado con éxito como material de impermeabilización desde tiempos muy lejanos. Las láminas auxiliares son unas grandes desconocidas en el mundo de la impermeabilización de cubiertas y muy desarrolladas en el ámbito del bitumen, pero tras ellas existe una meritoria historia de metamorfosis total. Han adquirido un lugar importante en los sistemas de impermeabilización bituminosa actuales y son el mejor auxilio a cualquier sistema monocapa.

La realidad actual de la lámina bituminosa auxiliar no tiene sentido sin entender su pasado. Lejos quedan ya las láminas de oxiasfalto, cuando el betún se sometía a un proceso de oxidación catalítica y se obtenían los denominados másticos de oxiasfalto, material base para su fabricación. La experiencia adquirida a partir del comportamiento de las tradicionales láminas de oxiasfalto lleva a desarrollar láminas destinadas a cubrir los aspectos de durabilidad y resistencia exigidos a las obras de impermeabilización. Las láminas de betún aditivado presentan una clara mejora tanto en su comportamiento frente a temperaturas extremas, como en su durabilidad, lo que las convierte en los materiales idóneos para adaptarse a un amplio rango de sistemas de impermeabilización. El polímero modificador, que sustituye el proceso de oxidación anterior, confiere a la lámina plasticidad y la compatibiliza al máximo con las láminas de betún modificado, que son la base de cualquier sistema de impermeabilización bituminosa. Si el betún asfáltico se combina en la proporción adecuada con un polímero modificador tal como el Estireno-Butadeno-Estireno (SBS) o Polipropileno Atáctico (APP), se obtiene lo que se conoce como másticos de betún modificado, material base para la fabricación de las láminas de betún modificado con polímeros (LBM). Las láminas de betún aditivado (LA) llevan un porcentaje más pequeño del plastómero modificador, lo cual las hace aún más compatibles que con las láminas auxiliares tradicionales.

Láminas bituminosas auxiliares

Rollo lámina auxiliar MOPY N PLUS

Actualmente, en la normativa vigente, la UNE 104410-2013 Definición, clasificación y designaciones de las láminas bituminosas para impermeabilización, viene recogida la definición de las láminas bituminosas actuales en el mercado español, tanto cuando la lámina auxiliar bituminosa (LA) es de betún oxidado como si es de betún aditivado (punto 4.1), y las difiere de las láminas de betún modificado (LBM) en su flexibilidad a la bajas temperaturas (≤-5ºC). A su vez la UNE 104401-2013 Impermeabilización en la edificación sobre y bajo rasante con láminas bituminosas modificadas. Sistemas y puesta en obra, define la puesta en obra de las láminas auxiliares en el sistema tipo “monocapa mejorado”.

Es aquí, en el sistema mejorado, donde las láminas auxiliares cobran su mayor importancia. Entre un sistema monocapa y bicapa siempre ha existido la certeza de que con dos capas adheridas entre ellas se consigue una mayor seguridad, sobre todo si el sistema queda enterrado bajo pavimentos fijos cerámicos, de hormigón o asfalto, o bajo capas de sustrato vegetal. Colocar pues, una capa auxiliar base, a un sistema monocapa es sin duda una opción segura y económica a su vez. Por un lado, la protección lastrada, las protege de la intemperie a la que podría verse afectada por los cambios de temperatura y la doble capa consigue resultados similares de durabilidad que una sistema bicapa tradicional.

Partiendo de este concepto, aceptado por la normativa actual, Texsa Systems slu ha apostado por desarrollar al máximo sus láminas auxiliares. De aquí nace la nueva gama de láminas auxiliares MOPLY N PLUS. En este ímpetu de mejora de las láminas aditivadas, y ante un mercado acostumbrado a productos auxiliares con flexibilidades mínimas ≤-5ºC (requeridas según la UNE 104410 antes mencionada), Texsa lanza la gama con flexibilidad a bajas temperaturas ≤-10ºC para acercar aún más el sistema monocapa mejorado al bicapa tradicional. Mientras un sistema bicapa está formado por dos láminas de betún modificado (LBM) con flexibilidades a ≤-15ºC, el sistema monocapa mejorado permite la posibilidad de unir una capa LBM con una LA y formar un sistema de dos capas complementarias y de máxima fiabilidad a un coste reducido.

No sólo en la flexibilidad finaliza el desarrollo de la nueva gama MOPLY N PLUS. En el campo de la puesta en obra, aprovechando la dilatada experiencia en el mundo de la impermeabilización, se ha añadido un nuevo acabado que hasta ahora es poco conocido en el mercado español y que durante años se ha trabajado en mercados como el italiano. El acabado gofrado aumenta las prestaciones en la colocación, dado que mejora el rendimiento al aplicar menos fuego para adherirlo. Mientras en acabados lisos se ha de calentar toda la superficie para la correcta adhesión, el acabado gofrado permite que sólo calentando la superficie reticular externa consigas la suficiente adherencia entre soporte y lámina. Por supuesto, y no menos importante, el hecho de gofrar el producto otorga a la lámina mayor grosor y por lo tanto mejor resistencia a la hora de aplicar un exceso de calor durante la colocación. Problema muy común con láminas de 3kg/m2.

El empleo de estos sistemas monocapa mejorados debe entonces tomar una mayor importancia en el mundo de la impermeabilización bituminosa de la mano de esta nueva gama mejorada de láminas auxiliares. Es un salto normalizado y que prioriza la calidad de impermeabilización en cuanto a durabilidad y puesta en obra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *