Antonio Galán Penalva. Consultor de Seguridad contra Incendios. Mayo 2015.

Introducción

Este artículo fue presentado en Mayo del 2015 en la jornada de debate “Soluciones integrales para generar valor” organizada por Plastics Europe con motivo de la Feria Internacional de la Construcción de Barcelona, Contrumat 2015 Beyond Building. Además, en la jornada de debate participó la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), la Asociación Española de Tubos y Accesorios Plásticos (ASETUB) y Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de España (FENIE) entre otras asociaciones, empresas e instituciones.

Cuando se produce un incendio, la propagación a través de un recinto dependerá de diferentes factores. Uno de ellos será el comportamiento al fuego de los productos constructivos en su condición final de uso. Pero además, el contenido que presente el recinto jugará un papel relevante en la propagación del incendio. Por ello, es importante analizar en primer lugar donde se producen la mayor incidencia de víctimas en incendios ya que la carga de fuego del contenido variará notablemente en función del uso del recinto.

De esta forma, estaremos en condiciones de hacer una aproximación a la posible influencia que puedan tener los productos utilizados en la construcción en la propagación de los incendios.

Analizando las estadísticas de incendios disponibles, se observa que España es uno de los países que presenta un índice de víctimas más bajo de Europa (Figura 1) y que desde el año 1979 es uno de los países que más ha reducido sus cifras (Figura 2).

Figura 1. Comparativa del índice de muertos en incendios (por millón de habitantes) en distintos países durante el año 2010. Fuente: Fundación Mapfre.

Figura 2. Comparación de la tasa de víctimas en los incendios por millón de habitantes, 2007 vs 1979. Fuente: Fire death rate trends: An international perspective (U.S. Fire Administration).

Pero debemos seguir profundizando en ellas para obtener la información que nos permita llegar a nuestro objetivo.

Por otro lado, en el futuro, será cada vez más habitual el uso de los edificios de alta eficiencia energética, por ello es importante saber sus características y cómo podrían comportarse en caso de incendio.

Estadísticas de Incendios

Para poder reducir el número de incendios y sus víctimas, es imprescindible disponer de datos estadísticos que nos muestren qué sucede realmente en los incendios. Gracias al trabajo realizado por la Fundación Mapfre, el Estudio de Víctimas de Incendios en España en 2012 y 2013, nos muestra que las víctimas en los incendios se reducen año tras año (Figura 3). Hay que destacar que la población española ha aumentado considerablemente desde el año 1980.

Figura 3. Evolución de víctimas mortales por millón de habitantes. Fuente: Fundación Mapfre.

La reducción se debe a diferentes factores como por ejemplo una mejora en la legislación en materia de seguridad en caso de incendio, las campañas de formación y prevención, el aumento del número de efectivos en los servicios de bomberos, etc.

En el año 2012 y 2013, los incendios afectaron a todos los rangos de edades, pero destaca que más de la mitad de las víctimas eran mayores de 65 años (Figura 4).

Figura 4. Víctimas mortales por grupo de edad 2012 y 2013. Fuente: Fundación Mapfre.

Por tanto, se puede considerar que este grupo de edad es el más vulnerable a los incendios y las futuras acciones que lleven a cabo deberían ir encaminadas a protegerles lo más posible.

Otro dato interesante es que la mayor parte de los incendios con víctimas se producen en las viviendas (Figura 5).

Figura 5. Víctimas mortales por uso del edificio en 2012 y 2013. Fuente: Fundación Mapfre.

A la vista de estos datos, otros usos como el industrial, administrativo, comercial, etc. tienen una incidencia muy reducida.

Finalmente, es básico saber cuál es el origen de los incendios, con el fin de aprender cual o cuales son los mayores riesgos que pueden provocar el inicio de un incendio. (Figura 6).

Figura 6. Causa de los incendios con víctimas mortales en edificios en 2012 y 2013. Fuente: Fundación Mapfre.

Podemos observar que los productores de calor y la electricidad son las principales causas de incendios en el año 2012 y 2013. Por tanto, se debe tener especial cuidado en dichos equipos ya que presentan un riesgo muy alto de incendio.

El número de víctimas en los incendios sigue reduciéndose año tras año desde 1980.

Los incendios en las viviendas concentran prácticamente la totalidad de las víctimas, y los productos de calor y electricidad concentran las principales causas de origen.

Productos de construcción vs contenido

Teniendo en cuenta los datos estadísticos disponibles, se aprecia que la mayor parte de los incendios con víctimas proceden de las viviendas. Llegados a este punto, debemos conocer la posible influencia de los productos de construcción y los ensayos que nos permiten saber más sobre el comportamiento al fuego que pueden presentar en caso de incendio.

Desde el punto de vista de reacción al fuego, los productos constructivos son clasificados de acuerdo a la norma UNE-EN 13501-1. Existen 7 clases diferentes para clasificar los productos de construcción. Seguidamente se muestran una serie de ejemplos meramente informativos de productos de construcción junto con las euroclases más habituales que pueden presentar.

Tabla 1. Ejemplo de Euroclases de diferentes productos de construcción.

Además, las clases anteriores son complementadas por otras dos clasificaciones adicionales referentes a:

  • Gotas/partículas en llamas: d0, d1 y d2.
  • Producción de humo: s1, s2 y s3.

Para tener un mejor conocimiento del comportamiento en caso de incendio que podría presentar un producto, la norma de clasificación UNE-EN 13501-1 indica que los productos deben ser ensayados en condición final de uso (Excepto que la norma aplicable al producto o sistema especifique lo contrario), ya que si no es de esta forma, un ensayo de reacción al fuego, no nos aportará el conocimiento que necesitamos de un producto.

Por tanto, un producto de construcción puede tener diferentes clasificaciones en función de las diferentes condiciones finales de uso que tenga. A continuación se muestran dos ejemplos para clarificar este aspecto:

Tabla 2. Ejemplo de diferentes clasificaciones en función de la condición final de uso.

Los productos deben ser ensayados en condición final de uso.

Un producto de construcción puede tener diferentes clasificaciones en función de las diferentes condiciones finales de uso que tenga.

En una vivienda, no solo disponemos de productos constructivos sino también de muebles, sofás, colchones, sábanas, cortinas, alfombras, televisiones, etc. Todo este mobiliario es agrupado en el contenido de la vivienda. El mobiliario no está sujeto a ensayos de reacción al fuego propiamente dichos, por lo que desconocemos su grado de inflamabilidad.

El mobiliario de las viviendas no está sujeto a ensayos de reacción al fuego.

Teniendo en cuenta las cargas de fuego publicadas en el DB-SI del Código Técnico de la Edificación, podemos disponer de la carga de fuego aproximada de diferentes recintos en función del uso previsto (Figura 7) y junto a otras publicaciones (como por ejemplo el Manual contra Incendios de PU Europe), Figura 8, que muestra la carga de fuego aproximada de diferentes productos de construcción, podríamos comparar el contenido de un recinto frente a los productos de construcción usados desde el punto de vista de la carga de fuego.

Figura 7. Valores de densidad de carga de fuego variable característica. Fuente: Código Técnico de la Edificación (DB-SI).

Figura 8. Valores de densidad de carga de fuego para diferentes productos de construcción. Fuente: Manual contra Incendios de PU Europe.

Como se ha mostrado anteriormente, las viviendas presentan el mayor número de víctimas en incendios. Comparando la carga de fuego de una vivienda frente a la carga de fuego de los productos de construcción, se observa que la carga de fuego en las viviendas es notablemente superior a los productos de construcción.

Además habría que tener en cuenta, que en muchas de las aplicaciones de los productos de construcción, no están expuestos directamente al fuego. Por tanto se observa de manera general, que los productos de construcción representan una carga de fuego muy inferior a la que representa el contenido de los recintos habituales de permanencia de personas, especialmente en las viviendas.

En líneas generales, los productos de construcción representan una carga de fuego muy inferior a la que representa el contenido de los recintos habituales de permanencia de personas, especialmente en las viviendas.

Propagación exterior de los incendios en las viviendas

Los incendios en fachadas tienen básicamente tres causas (Figura 9):

  • Incendio desde un edificio colindante.

La intensidad dependerá en gran medida del tamaño del fuego, así como de la distancia entre los edificios próximos y su posición relativa.

  • Incendio desde la parte externa del edificio.

Teniendo en cuenta la altura de las llamas, el revestimiento de la pared externa incluso hecho de materiales no combustibles no podrá evitar que el fuego entre en el edificio por las aberturas de las paredes externas.

  • Incendio originado en el interior del edificio.

Puede ser considerado el escenario más crítico. Un pequeño incendio inicial puede cambiar muy rápidamente a un fuego totalmente desarrollado, en el que la inflamación de los productos de pirólisis aún sin quemar se produce debido a la radiación térmica. En este punto, se podría producir el Flashover.

Figura 9. Mecanismo de propagación del fuego en fachadas. Fuente: Kotthoff y Riemesch.

Los incendios en fachadas dependen de una gran cantidad de factores entre los que se pueden encontrar los siguientes:

  • Concentración de los comburentes y combustibles.
  • La superficie específica expuesta al ataque del fuego.
  • Condiciones del entorno y geometría del escenario.
  • Condiciones climatológicas.
  • Tamaño, número y distribución de los huecos de ventilación.
  • Propiedades térmicas de los cerramientos del recinto
  • Tamaño, composición y localización de las fuentes de combustible que se incendian en primer lugar.
  • Disponibilidad y ubicación de fuentes de combustible adicionales.
  • Correcto funcionamiento de las medidas de protección activa y pasiva del recinto.

Por tanto, un incendio en una fachada es muy complejo de predecir y depende de una gran cantidad de factores.

En la actualidad el Código Técnico de la Edificación (CTE DB-SI) dispone de un capítulo dedicado a la propagación exterior. Las exigencias que se imponen a los productos de acabado desde el punto de vista de reacción al fuego es de B-s3, d0 hasta una altura de 3,5 m como mínimo (cuando el arranque de la fachada sea accesible al público) y en toda la fachada cuando exceda de 18 m.

Por otro lado, en las cámaras ventiladas de más de 18 m, se permite una euroclase inferior, C-s3,d2, siempre y cuando se interrumpa el desarrollo vertical a 3 plantas y 10 m como máximo con barreras E30.

Un incendio en una fachada es muy complejo de predecir y depende de una gran cantidad de factores.

Edificios de alta eficiencia energética y casas pasivas

Los edificios de alta eficiencia energética poco a poco se van introduciendo en nuestras vidas ya que permiten un gran ahorro energético frente a la edificación tradicional.

En este tipo de edificios, el riesgo de incendio no tiene por qué ser mayor que en la construcción tradicional pero existe la posibilidad de que el incendio crezca a mayor velocidad. Esto debe principalmente a las diferencias físicas que presenta esta edificación con respecto a la edificación tradicional:

  • Ventilación controlada, pueden conducir a incendios más lentos, pero que pueden alcanzar instantáneamente la combustión súbita generalizada cuando los equipos de rescate abren la puerta.
  • Ventanas de triple acristalamiento, pueden no romperse o hacerlo sólo en una etapa posterior del incendio. Conjuntamente con la hermeticidad, ello lleva a una reducción rápida del oxígeno en caso de incendio. Cuando se abre una puerta y entra aire fresco, provoca a continuación el reavivamiento instantáneo del incendio.
  • Edificios muy aislados, un incendio en un edificio muy aislado crecerá más rápido en comparación con uno en un edificio no aislado porque el calor se conserva en el edificio.
  • Paneles solares, En algunos casos, los paneles solares han causado problemas durante la extinción de incendios, cuando entran en contacto con el agua de extinción

Un estudio realizado por el laboratorio Efectis Nederland BV, concluye que la envolvente del edificio no contribuye significativamente a un incendio. Por otro lado, otro estudio de simulación sobre la seguridad contra incendios en casas pasivas encargado por el Consejo Superior para la Seguridad Contra Incendios en Bélgica, concluyó lo siguiente:

  • En la fase temprana de un incendio, las casas pasivas y los edificios tradicionales presentan un comportamiento similar.
  • En una fase posterior, las casas pasivas alcanzaron temperaturas inferiores debido a un menor nivel de oxígeno.

Teniendo en cuenta ambos estudios, un posible crecimiento más rápido de los incendios en este tipo de construcción es debido a las diferencias físicas comentadas más que al tipo de aislamiento utilizado.

Una mayor velocidad en el crecimiento de los incendios en las casas pasivas, con respecto a la construcción tradicional, es debida a las diferencias físicas, como la ventilación controlada, las ventanas de triple acristalamiento y un mayor aislamiento, independientemente del tipo utilizado.

Conclusiones

Resumiendo lo indicado anteriormente, podemos concluir que:

  • La legislación española es materia de seguridad contra incendio es aceptable pero se debe seguir trabajando en ella para hacerla mucho más efectiva y seguir reduciendo las consecuencias provocadas por los incendios.
  • El mayor número de incendios con víctimas se producen en el interior de las viviendas.
  • Los productos de construcción dentro de las viviendas prácticamente no afectan al inicio y propagación de un incendio.
  • Los productos de construcción deben ser ensayados en condición final de uso.
  • La carga de fuego de los productos de construcción en comparación con la carga de fuego del contenido es muy inferior.
  • La propagación de los incendios a través de las fachadas depende de múltiples factores.
  • En los edificios de alta eficiencia energética, un crecimiento más rápido del incendio, se debe a las diferencias físicas de la construcción, como la ventilación controlada, las ventanas de triple acristalamiento y un mayor aislamiento, independientemente del tipo utilizado.

Referencias bibliográficas:

  • Estudio de víctimas de incendios en España 2012 y 2013 (Fundación Mapfre).
  • Fire death rate trends: An international Perspective (U.S. Fire Administration).
  • Manual contra Incendios de PU Europe.
  • UNE-EN 13501-1. “Clasificación en función del comportamiento frente al fuego de los productos de construcción y elementos para la edificación. Parte 1: Clasificación a partir de datos obtenidos en ensayos de reacción al fuego”.
  • UNE-EN 15715 “Productos de aislamiento térmico Instrucciones de montaje y fijación para ensayos de reacción al fuego Productos manufacturados”.
  • Mecanismo de propagación del fuego en fachadas: Kotthoff y Riemesch.
  • Código Técnico de la Edificación. Documento Básico. Seguridad en caso de Incendio.
  • 2009-Efectis Nederland BV-R0824, Brandveiligheid van isolatiematerialen, for Ministerie VROM (Febrero 2010).
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] de Europa y que desde el año 1979 es uno de los países que más ha reducido sus cifras. Fuente: Antonio Galán Penalva. Consultor de Seguridad contra Incendios. Desde AizeBua le recordamos que pasos seguir en caso de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *