,

Inauguración de la conexión Barcelona-Figueres de alta velocidad

Completa la conexión Madrid-Barcelona-Frontera francesa de alta velocidad.

La nueva infraestructura, que forma parte sustancial del Corredor Ferroviario Mediterráneo, permite la conexión en alta velocidad entre las cuatro capitales de provincia catalanas y de estas con el resto de España, contribuyendo así a la vertebración territorial de España.

Información de ObrasUrbanas.es

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y de Girona, acompañado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, y la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha presidido la inauguración del tramo de alta velocidad Barcelona-Figueres.

Esta infraestructura ferroviaria, que supone una inversión superior a 3.700 millones de euros sin incluir los fondos destinados a las obras de adecuación y construcción de las estaciones de Barcelona Sants, Girona y Figueres-Vilafant, completa los 804 km de longitud total de la Línea de Alta Velocidad (LAV) Madrid-Barcelona-Frontera francesa.

La nueva línea, que conecta en alta velocidad las cuatro capitales de provincia catalanas con el centro y sur peninsular, se convierte asimismo en uno de los principales ejes de comunicación de España con Europa, al tiempo que se integra en el denominado Corredor Ferroviario Mediterráneo, infraestructura cuya construcción impulsará el desarrollo de todo el litoral desde Cataluña hasta Andalucía.

De este modo, la nueva línea de alta velocidad favorece el transporte de viajeros entre la Península Ibérica y el resto de Europa y posibilita que las capitales catalanas queden unidas por uno de los sistemas de transporte con mayores prestaciones del contexto internacional y enlazadas tanto con Madrid, Zaragoza y otras ciudades españolas, como con Francia a partir del próximo mes de abril, una vez entre en explotación la conexión directa de alta velocidad para pasajeros entre Barcelona y París.

Nueve trenes de alta velocidad por sentido al día
Para poner en valor esta nueva infraestructura, Renfe ha diseñado un servicio de conexiones de alta velocidad que permite mejorar sustancialmente la movilidad nacional, regional e internacional en el Corredor Nordeste. Se reduce a menos de la mitad el tiempo de viaje a Girona y Figueres, se aumenta la frecuencia de paso y la oferta de plazas en la región, que además verá muy mejorados la puntualidad, la fiabilidad, el confort y la accesibilidad.

Desde el 9 de enero Renfe ofrece nueve trenes por sentido al día entre Figueres, Girona y Barcelona, de los que ocho continuarán viaje hasta Madrid y Zaragoza. Dos de estos trenes servirán además para enlazar con el servicio de alta velocidad francés (TGV) hasta París.

El viaje desde el centro de Barcelona al centro de Girona se hará en 37 minutos (frente a la hora y media que suponía el viaje en tren hasta ahora) y a Figueres en 53 minutos (frente a las 2 horas actuales). Girona y Figueres estarán a 14 minutos.

El mejor tiempo de viaje entre Girona y Madrid será de 3 horas y 32 minutos, y entre Girona y Zaragoza de 2 horas y 13 minutos. El servicio AVE Figueres-Girona-Madrid conectará también con las estaciones de Camp de Tarragona, Lleida Pirineus, Zaragoza, Calatayud y Guadalajara-Yebes. El nuevo servicio también reducirá en una hora el tiempo el viaje con Francia.

Beneficios de la nueva conexión
Con la inauguración de este tramo de alta velocidad, se pone en servicio un corredor de más de 1.200 km de longitud, de Figueres a Málaga, que permite unir el extremo noreste y el extremo sur de la península, cohesionando el territorio y ofreciendo una infraestructura que permitirá impulsar el crecimiento económico de nuestro país.

Así, la red española de alta velocidad cuenta ya con 3.000 km en servicio, lo que reafirma a España como segundo país del mundo, tras China, y el primero de Europa en longitud de líneas de altas prestaciones en explotación. Esta experiencia está permitiendo a la tecnología ferroviaria española posicionarse en el mundo como una de las más competitivas.

Las nuevas infraestructuras facilitan la movilidad de los ciudadanos al reducir los tiempos de viaje, y ofrecen elevados estándares de seguridad, calidad, confort, fiabilidad y sostenibilidad socioeconómica y medioambiental a partir de la plena integración en el entorno.

La puesta en marcha de esta conexión supone una mejora del sistema de transporte interregional, lo que favorecerá el desarrollo económico de las zonas por las que transcurre, con lo que ello representa en términos de generación de empleo, cohesión social y transformación urbana.

A estos beneficios se añaden tanto la potenciación del transporte de mercancías, ya que el tramo Barcelona-Figueres es interoperable y permite tráficos mixtos, como el incremento de la seguridad, mediante el uso de tecnología punta en los sistemas de conducción automática de trenes y la ausencia de pasos a nivel a lo largo del recorrido.

Impulso a la vertebración territorial y la conexión internacional
El impulso a la conexión internacional en alta velocidad entre España y Francia, a partir de la agilización en la tramitación y ejecución de obras tan esenciales para su entrada en servicio como el montaje de vía entre La Sagrera y Mollet del Vallès y la nueva estación de Girona, reafirma el compromiso del Gobierno de dotar al país de unas infraestructuras de primer orden, capaces de ofrecer nuevas oportunidades a los territorios.

La puesta en marcha de la nueva conexión está en línea con los objetivos fijados por el Gobierno en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI) 2012-2024, encaminados a potenciar la red de alta velocidad española como uno de los principales elementos vertebradores del territorio, eficaz y de gran calidad.

Con la extensión de la alta velocidad a Girona se eleva ya a 20 el número de provincias españolas conectadas directamente a la red española de alta velocidad, que concentran aproximadamente al 57,7% de la población española (según los datos del último padrón municipal del INE).

Actualmente, en la red de alta velocidad se integran 29 estaciones: A Coruña, Albacete Los Llanos, Antequera-Santa Ana, Barcelona-Sants, Calatayud, Ciudad Real, Córdoba Central, Cuenca Fernando Zóbel, Figueres-Vilafant, Girona, Guadalajara Yebes, Huesca, Lleida Pirineus, Madrid (Puerta de Atocha y Chamartín), Málaga María Zambrano, Ourense, Puente Genil-Herrera, Puertollano, Requena-Utiel, Santiago de Compostela, Segovia Guiomar, Sevilla Santa Justa, Tardienta, Camp de Tarragona, Toledo, Valencia Joaquín Sorolla, Valladolid Campo Grande y Zaragoza Delicias.

Optimización del servicio para larga y media distancia
Renfe aplicará en las nuevas conexiones un sistema de doble comercialización para optimizar el servicio de alta velocidad, la ocupación y la rentabilidad de los trenes. En cada tren de la serie s-103, parte de las plazas saldrá a la venta como producto AVE para recorridos de Larga Distancia, y otra parte como servicio Avant, para trayectos entre Barcelona, Girona y Figueres, con abonos de descuento para viajeros frecuentes.

El AVE llega a Girona y Figueres como extensión del servicio AVE Madrid-Barcelona, con ocho frecuencias diarias por sentido en clase turista y preferente, con servicio a bordo y todo el resto de atributos propios del AVE. Del mismo modo, se aplica el sistema de precios y ofertas con descuentos de hasta el 70% (promociones estrella, web y mesa).

El estreno de este AVE a Girona llega con una campaña de más de 60.000 plazas promocionales en los tres primeros meses. El AVE Madrid-Girona se podrá adquirir desde 37,90 euros y el AVE Madrid-Figueres desde 38,40 euros. Desde Zaragoza se podrá viajar a Girona desde 23,50 euros y a Figueres desde 24,80 euros.

Además, en estos trenes se comercializarán billetes combinados con el tren francés de Alta Velocidad TGV, para viajar hasta París con enlace en la estación de Figueres-Vilafant.

Abonos para viajeros frecuentes
Para viajar entre Barcelona, Girona y Figueres, Renfe comercializará parte de las plazas de estos nueve trenes que se estrenan mañana como servicio Avant (media distancia de alta velocidad pensada para el viajero recurrente) con billetes más económicos.

Coincidiendo con este estreno, Renfe lanza a la venta dos nuevos abonos nominativos para viajeros frecuentes con los que el viaje entre Barcelona y Girona en alta velocidad costará 6,91 euros. La “Tarjeta 10 Plus” (para realizar 10 viajes en 8 días consecutivos) y la “Tarjeta 10 Plus Estudiante” (10 viajes en 10 días) a la venta desde el pasado día 2 enero por 69,10 euros entre Barcelona y Girona, y por 88,90 euros entre Barcelona y Figueres.

Además, Renfe comercializará los “Abono Plus” nominativos de 30 a 50 viajes para utilizar en 30 días. Con el “Abono Plus” 50 el viajero que use estos trenes realizará cada trayecto entre Barcelona y Girona por 6,15 euros y entre Barcelona y Figueres por 7,92 euros. Estos abonos están a la venta en todos los canales de venta y requieren reserva de plaza para cada trayecto.

En ambos casos como servicios de alta velocidad, estos trenes garantizan la accesibilidad universal y el compromiso de puntualidad de Renfe. Los trenes y estaciones de toda la línea son accesibles y cuentan con el servicio de asistencia al viajero con problemas de movilidad, Atendo. Con la puesta en funcionamiento de los servicios Avant y AVE en Girona y Figueres, Renfe aplicará además el compromiso de puntualidad propio de la alta velocidad, con compensaciones del 50% del importe del billete para retrasos de entre 15 y 30 minutos y del 100% para retrasos superiores a 30 minutos, en los casos en que las incidencias sean imputables a la explotación ferroviaria.

Renfe completa, de este modo, su oferta ferroviaria en Cataluña. El corredor Barcelona-Girona-Figueras es unos de los corredores con mayor movilidad en el mapa ferroviario actual, con cerca de 2,5 millones de viajeros de media distancia al año. Se espera que gracias a los trenes de alta velocidad el tren se haga con un millón más de viajeros (un 40% más) en la región.

Financiación europea
Para la construcción de la Línea de Alta Velocidad Barcelona-Girona-Figueres, Adif ha recibido en el periodo 2000-2006 ayudas RTE-T (Redes Transeuropeas de Transporte), por importe de 12,4 millones de euros, para los estudios y proyectos y para las obras de la plataforma del tramo Maçanet-Sils. Las ayudas RTE-T también han cofinanciado en el periodo 2007-2013 la implementación del ERTMS (Sistema de Gestión de Tráfico Ferroviario Europeo) con una ayuda de 10,6 millones de euros.

La Línea de Alta Velocidad Madrid-Barcelona ha sido cofinanciada en el periodo 2000-2006 por el Fondo de Cohesión, en las obras de plataforma del tramo Madrid-Barcelona, así como el suministro y montaje de vía del tramo Madrid-Vilafranca del Penedès e instalaciones de electrificación, señalización y comunicaciones del tramo Madrid-Lleida, con una ayuda que asciende a 3.358,1 millones de euros.

Las Ayudas RTE-T (Redes Transeuropeas de Transporte) en el mismo periodo han financiado los estudios y proyectos con una ayuda que asciende a 58,5 millones de euros.

El total de ayudas europeas recibidas por la línea de Alta Velocidad Madrid-Barcelona-Figueras es de 3.439,6 millones de euros, 3.358,1 millones de euros del Fondo de Cohesión y 81,5 millones de euros de las Ayudas RTE-T (Redes Transeuropeas de Transporte).

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) participa también en la financiación de esta línea de Alta Velocidad.

ANEXO I
Características del tramo Barcelona-Figueres

El tramo cuenta con una longitud total de 131 km de doble vía en ancho UIC y electrificación de 25 kV. Está dotado de los más avanzados sistemas de señalización y comunicaciones, como ERTMS y GSMR, y adaptado a los más exigentes parámetros de la alta velocidad.

La nueva infraestructura, que ha supuesto un verdadero reto de ingeniería ferroviaria, ha sido construida con los parámetros más exigentes en cuanto a calidad y seguridad, y un verdadero reto de ingeniería ferroviaria. Toda la plataforma se ha ejecutado con doble vía de ancho UIC, es apta para velocidades de 300 km/h y permite la circulación tanto de viajeros como de mercancías. Su trazado, que nace en la estación de Barcelona Sants y finaliza en la conexión con la sección internacional Figueres-Perpignan, discurre por las provincias de Barcelona y Girona. Entre los elementos singulares de la infraestructura destacan 30 túneles, que suman 34,3 km, y 60 viaductos, con una longitud total de 12,6 km.

Principales Túneles

  • Sants-La Sagrera: 5,8 km
  • Sant Andreu: 1,4 km
  • Montcada i Reixac: 3,9 km
  • Montmeló: 1,3 km
  • Girona: 3,6 km
  • Sarrià de Ter: 3,1 km
  • Les Cavorques: 2,9 km
  • Figueres: 1,7 km

Principales Viaductos

  • Río Congost: 230 m (tramo Mollet del Vallès-Montornès del Vallès)
  • Torrent de Valldoriolf: 774 m (tramo Montornès del Vallès-La Roca del Vallès)
  • Llinars del Vallès: 574 m (cruza la autopista AP-7 en el tramo La Roca del Vallès-Llinars del Vallès)
  • Riera de Santa Coloma: 599 m (tramo Maçanet-Massanes)
  • Fagúndez Vargas: 690 m (tramo Maçanet-Sils)
  • AP-7: 106 m (tramo Riudellots-Joan Torró)
  • Río Terri: 683 m (tramo Cornellà del Terri-Vilademuls)
  • Río Fluvià: 920 m (el más largo de los ejecutados entre Barcelona y Figueres y situado en el tramo Vilademuls-Pontòs).

Tecnología de vanguardia y máxima seguridad
En el plano tecnológico, facilita e incorpora los avances en materia de I+D+i mediante la innovación en infraestructura, señalización, electrificación y material rodante.

Además, constituye un campo de integración de tecnología estándar europea, desarrollada por ingenieros españoles. Sirva como ejemplo la implantación del sistema ERTMS de gestión de la circulación ferroviaria, que sitúa a la línea en cabeza en materia de tecnología en redes de alta velocidad.

Integración urbana y ambiental
Al igual que en las actuaciones de integración urbana realizadas en ciudades como Zaragoza, Lleida, Vilafranca del Penedès o El Prat de Llobregat, la construcción del tramo Barcelona-Figueres lleva aparejados importantes beneficios para las ciudades y los servicios de ancho convencional, al disponer de instalaciones más modernas, como es el caso de la estación de Riells i Viabrea-Breda. En el municipio de Montmeló, el desarrollo de las nuevas infraestructuras ha permitido soterrar la línea de ancho convencional Barcelona-Portbou mediante un túnel de 1,3 km de longitud y construir una nueva estación de cercanías, ejecutada sin apenas afectar al tráfico ferroviario.

De este modo, se crean nuevos espacios de desarrollo socioeconómico, a la vez que se integran plenamente las líneas ferroviarias en su entorno urbano, aumentando así los niveles de seguridad, tanto para los ciudadanos como en su explotación.

Con el objetivo de minimizar el impacto de la nueva línea de alta velocidad, se han adoptado otras medidas de integración, como la construcción de 69 pantallas acústicas cuya longitud total suma 18,1 km.

Una parte importante del trazado Barcelona-Figueres discurre por parajes de gran valor ambiental, como los parques naturales del Montseny y el Montnegre i el Corredor. Para garantizar la permeabilidad de la fauna se han construido tres pasos específicos en el tramo Sant Celoni-Riells, y un ecoducto en el tramo Riells-Massanes.

Otras actuaciones significativas han sido la construcción de pasos superiores, como dos pasarelas en el término municipal de Vilafant, encauzamientos fluviales o las operaciones de reposición urbanística en ciudades, que han incluido el ajardinamiento y la plantación de árboles.

ANEXO II
Las estaciones

Para adecuarlas a las necesidades generadas por los nuevos tráficos de alta velocidad y garantizar el acceso a los nuevos servicios con plenas garantías de movilidad, confort y seguridad, se han ejecutado actuaciones en tres estaciones, siendo la más destacada la construcción de la nueva estación de Girona.

Adecuación de la cabecera norte de la estación de Barcelona Sants
La terminal barcelonesa fue objeto de una de las mayores operaciones de transformación de las estaciones ferroviarias españolas para acoger la llegada de la alta velocidad en 2008.

En esta ocasión, para dar salida a los tráficos hacia el norte, se ha adecuado el interior de la cabecera norte para su conexión con el túnel Sants-La Sagrera. Los principales trabajos han consistido en reorientar y alinear las estructuras y las instalaciones ferroviarias, ya que el nuevo túnel de alta velocidad llega a la terminal desde el noreste, por la calle Provença, mientras que las 6 vías de estacionamiento y los andenes de alta velocidad de Sants se orientaban en dirección este, hacia la avinguda de Roma.

Nueva estación de alta velocidad de Girona
Emplazada en el sector del Parc Central, la estructura subterránea tiene una longitud total de 640 m, una profundidad de 26 m y una anchura de 58 m. La estación, cuya losa de cobertura ocupa una superficie de 28.720 m2, dispone de cuatro niveles. En la parte inferior se sitúan las cuatro vías de estacionamiento y los dos andenes de alta velocidad.

La solución constructiva adoptada permite a la ciudad disponer de unas instalaciones con plenas garantías de accesibilidad, seguridad, confort y servicios de atención al cliente, totalmente adaptadas a las nuevas necesidades generadas por los tráficos de alta velocidad.

La utilización de la luz natural se ha concebido como eje fundamental del bienestar, comodidad y orientación especial de los usuarios. La claridad en los recorridos optimiza, además, el coste de construcción, mantenimiento y explotación.

De este modo, se ha aprovechado el vestíbulo de la actual estación, en el que se ha modificado la señalización para adecuarla a los nuevos itinerarios y a la ubicación de los servicios asociados.

Desde ahí, un pasillo de conexión de 42 m de longitud y 5 m de anchura conecta con las instalaciones de alta velocidad.

A través de este pasillo se accede directamente a un nuevo edificio de 1.288 m2 de superficie, ejecutado sobre la losa de cubierta de la estación subterránea. Desde aquí se accede a los andenes a través de dos niveles intermedios, organizados en torno a un gran lucernario que facilita la entrada de luz natural.

El acceso a los andenes cuenta con 2 ascensores para garantizar el tránsito de personas con discapacidad, además de escaleras mecánicas y fijas. A través de estos accesos, los viajeros alcanzan los dos andenes destinados a servicios alta velocidad, situados en el nivel inferior. Tienen una longitud de 450 m, una anchura de 9 m y una altura sobre la cota de carril de 76 cm.

Las nuevas instalaciones se complementan con sistemas de protección contra incendios, climatización, ventilación, videovigilancia, interfonía, megafonía, teleindicadores, cronometría, señalización, mobiliario e iluminación.

Ampliación de la estación de Figueres-Vilafant
Sus instalaciones se pusieron en servicio, en una primera fase, en diciembre de 2010 para atender a las circulaciones de ancho internacional procedentes de la frontera francesa por el norte y de ancho convencional procedentes de Barcelona y Girona por el sur.

Construido con criterios de sostenibilidad ambiental, el edificio de viajeros, que tiene una superficie de 1.232 m2, alberga el vestíbulo, el encaminamiento al paso inferior entre andenes, la sala de espera, dependencias de atención al cliente, venta de billetes, locales comerciales y aseos públicos. En el exterior dispone de un aparcamiento con más de 170 plazas.

Con la puesta en servicio del tramo Barcelona-Figueres, se ha llevado a cabo la adecuación del segundo andén, que tiene una longitud de 662 m y una anchura de 10 m, y dispone de una marquesina con una longitud de 100 m. Asimismo, se ha prolongado y adecuado el paso inferior ya en servicio para su conexión con el nuevo andén, de manera que ha pasado a tener una longitud total de 65 m.

Para facilitar la movilidad de las personas con discapacidad, se ha instalado un nuevo ascensor de acceso al andén.

Gracias a esta ampliación, la estación de Figueres-Vilafant dispone de dos andenes para la explotación comercial y de 7 vías operativas, 6 de ancho internacional (dos generales) y 1 de ancho ibérico.

Desarrollo socioeconómico y vertebración territorial
Los beneficios socioeconómicos de la puesta en servicio de una línea de alta velocidad son numerosos y se extienden a amplios sectores de la sociedad, elevando la competitividad de las economías en su entorno. Así, el empleo de la alta velocidad como modo de transporte induce directamente un crecimiento de la productividad, acompañado de la consiguiente reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero; sin olvidar que durante la fase de construcción de cualquier línea se crean miles de puestos de trabajo. Además, la alta velocidad genera una demanda inducida muy importante y, en consecuencia, un crecimiento económico adicional.

Desde que se inició el recorrido de la alta velocidad ferroviaria en España, 141 millones de personas han viajado en trenes de Alta Velocidad de Renfe, y otros 52 millones de personas se han beneficiado de las ventajas de estas infraestructuras en otros servicios de la operadora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.