Un nuevo impulso al uso de simuladores de maquinaria

Un nuevo impulso al uso de simuladores de maquinaria

(Artículo publicado en la Revista Obras Urbanas número 67)

Los sectores de la edificación y obra civil van recuperando su peso en la economía española y la minería muestra un renovado vigor gracias al desarrollo de tecnologías que han logrado detectar más yacimientos. Problemas como la falta de personal cualificado vuelven a aparecer con más fuerza, si cabe, e incrementar la productividad resulta crucial para mantener e impulsar la actividad en estos ámbitos. La formación basada en simuladores, imprescindible para potenciar la seguridad y la competitividad en las compañías del sector, necesita expandirse para contribuir de verdad a su productividad. Simumak ha desarrollado un innovador sistema formativo, basado en simuladores modulares que contribuirán a reducir su coste y así democratizar su uso entre las empresas y las entidades de formación en maquinaria.

La construcción está recuperando, poco a poco, peso en el PIB de nuestro país y la minería cobra ahora nuevos bríos gracias a que la incorporación de tecnologías diferentes ha permitido detectar nuevos yacimientos o aumentar las reservas de aquellos que se pensaba agotados. El impacto es de tal magnitud que se espera que en breve la minería pueda tener un peso por encima del 1,5% en el PIB de España.

Pero este importante impulso en ambos sectores puede verse frenado por problemas de falta de personal cualificado o por los costes que conlleva la siniestralidad en tareas tan específicas como puede ser el manejo de la maquinaria pesada.

Un reciente artículo de la Fundación Laboral de la Construcción comentaba a propósito del nuevo convenio colectivo del sector que la productividad se ha incrementado en la construcción en gran parte debido a la “reducción del absentismo como consecuencia, entre otras causas, de la formación recibida por los trabajadores en prevención de riesgos laborales” y “a la mejora de la cualificación y de las competencias de los empleados gracias a la formación”.

Queda patente, pues, la importancia de la formación continua en estos sectores y que su capacidad potencial sólo se podrá alcanzar contando con herramientas de formación sostenibles.

Formación más asequible

La clave es que esta formación continua sea de calidad. Y eso cuesta mucho dinero y recursos. El uso de simuladores en la formación de operarios contribuye de manera significativa a esta sostenibilidad en la construcción y minería, porque impulsa la seguridad, la productividad y la concienciación en PRL a través de una formación menos costosa y más moderna y eficaz, mejor adaptada a las necesidades específicas en cada ámbito.

En entornos como la minería, donde la formación y capacitación son absolutamente imprescindibles para mantener la seguridad que se requiere, la mayoría de las empresas del sector son pequeñas y medianas, con una media de 10 trabajadores. Difícilmente pueden asumir el coste de una formación muy costosa.

Con los simuladores se puede obtener, no sólo un beneficio individual de formación, sino un representativo ahorro de costes, al poderse prescindir parcialmente del uso de maquinaria real y del consumo de combustible que implica. La formación virtual complementa a la que se hace con las máquinas sobre el terreno.

Una solución sostenible

En este contexto tan propicio para que se generalizara el uso de los simuladores en la formación nos encontramos con una oferta muy polarizada que pasa, sin solución de continuidad, de los grandes y sofisticados simuladores impulsados por las empresas fabricantes de maquinaria o las grandes compañías constructoras a soluciones muy locales y de calidad limitada.
Simumak ha desarrollado un nuevo paradigma que quiere contribuir a democratizar el uso de los simuladores como herramientas de formación.

Con su concepción modular, el simulador Maqsim de Simumak permite el intercambio fácil de módulos de palancas o mandos, lo que permite incorporar el entrenamiento con distintos tipos de máquinas dentro de un mismo simulador. Así resulta mucho más rentable.

Este sistema modular y multimáquina permite adaptar el simulador para la formación en diversos tipos de máquinas y adecuarlo fácilmente para incorporar nuevos. El software se actualiza de manera continua a través de internet para simular nuevos entornos o experiencias mientras que el hardware se adapta de manera fácil con la incorporación de distintos módulos de mandos y controles, rápidamente intercambiables, que permiten operar nuevos equipos. Desde una retrocargadora o una pala cargadora, hasta retroexcavadoras de ruedas o cadenas, un dúmper o camiones de perfil bajo.

La configuración a través de módulos en los simuladores de Simumak reducen de manera sustancial tanto los costes de fabricación como el mantenimiento de los equipos. No sólo los mandos se han diseñado de manera modular. Este concepto también se aprecia en su construcción general, de tal modo que el mantenimiento se hace mucho más sencillo y menos costoso porque no requiere de un técnico súper especializado.

Integración de la formación

Maqsim cuenta además con Sócrates, el software que integra el simulador en el proceso de enseñanza o aprendizaje. Desde el puesto de instructor del simulador, con Sócrates, el responsable de la formación puede crear experiencias formativas diferentes, para potenciar el aprendizaje, la práctica, la asimilación o la concienciación de los diversos aspectos que conciernen al manejo de la máquina. Desde ejercicios enfocados a potenciar la seguridad del operador, a aquellos que pretenden mejorar su eficiencia, o la productividad en el trabajo, en el simulador se realizan prácticas de manipulación de tierras, excavación, carga, manejo de un dúmper, operaciones de conducción en el entorno de una mina…

Un largo camino de investigación y desarrollo

La creación de este nuevo paradigma para la formación en operación de maquinaria ha sido posible gracias al desarrollo de un proyecto puntero de investigación y desarrollo realizado por Simumak, en colaboración con la empresa Valoriza y con el apoyo del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), entidad perteneciente al Ministerio de Economía y Competitividad.

Co-financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), este proyecto permitió a Simumak desarrollar su simulador para minería Minesim. El objetivo principal, crear un concepto que transformara el uso de los simuladores, desarrollando un simulador fiable y barato, y creando un entorno o solución tanto de software como de hardware que se pudieran extender con nuevos módulos para facilitar la formación en nuevas máquinas o equipos.

Contando con un escenario de mina abierta, como es el caso del proyecto de Simumak, se puede hacer trabajar en él a diversas máquinas. Incluso equipos de transporte que, en otros simuladores, se limitan a escenarios puramente de transporte y no contemplan la conducción, diferente y especial, que un camión ha de hacer en este tipo de entorno.

Esta facilidad de adaptación es la que ha permitido a Simumak lanzar al mercado simuladores para maquinaria seguros y asequibles.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar