II Encuentro del Aula Madrid Subterra

El II Encuentro del Aula Universitaria Madrid Subterra, celebrado en formato híbrido (presencial y online), ha permitido conocer tres grandes propuestas verdes para la transición energética de la ciudad de Madrid.

La energía obtenida del agua que drena uno de los pozos de los túneles de Madrid Calle 30 podría abastecer, al menos, un 20% de las necesidades de calefacción y refrigeración de la Casa del Lector, ubicada en Matadero Madrid. Se trata de la conclusión extraída de uno de los trabajos presentados por el Aula Universitaria Madrid Subterra, iniciativa académica promovida y financiada por la asociación Madrid Subterra en el seno de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

El objetivo del proyecto es transformar un residuo energético en un recurso. El residuo, en este caso, es la energía térmica del agua drenada del pozo de bombeo 13NL50 de MC30 (el más próximo a Matadero Madrid) que sería convertida en recurso al extraerse a través de bombas de calor y distribuirse en la Casa del Lector para climatizar las instalaciones de este centro gestionado por la Fundación German Sánchez-Ruipérez.

La Casa del Lector es un espacio público que ocupa una superficie de más de 7.000 metros cuadrados repartidos en 4 . Su demanda de energía es de 430 MWh térmicos al mes. Aportar el 20% de esa energía mediante este proyecto evitaría la emisión a la atmósfera del 20% del CO2 que se emite actualmente. El Aula Madrid Subterra en este curso 2020-2021 afinará esta evaluación con el análisis in situ del cerramiento térmico y los usos de las 4 naves, que no fue posible realizar antes por causa de la pandemia. El Aula trabaja con la hipótesis de que el porcentaje de la demanda energética de la Casa del Lector que podría abastecerse del pozo de MC30 muy probablemente será superior al 20%.

El proyecto de la Casa del Lector es la continuación y primera concreción de otro estudio realizado por el Aula Universitaria Madrid Subterra en el curso académico 2018-2019, que reveló que el agua que drenan los 20 pozos de desagüe de Madrid Calle 30 cuyo caudal es aprovechable tendría potencial energético para -teóricamente- refrigerar más de 4.000 viviendas o cubrir la demanda de calefacción de 398 viviendas. 

Todos los datos se basan en cálculos efectuados a partir de las tablas de consumo energético residencial del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE).

El calor del Metro como recurso energético

Los usuarios de Metro de Madrid tienen la experiencia personal de haber pasado calor en los andenes. Esto es debido al aire caliente que circula por la infraestructura subterránea, y cuyo exceso térmico obliga a que sea extraído para ventilar las instalaciones y mantener una temperatura adecuada para los viajeros. El calor de ese aire desalojado por los pozos de extracción es el residuo energético que se prevé convertir en recurso en otro de los proyectos del Aula Madrid Subterra.

En este caso se ha analizado el caudal y temperatura del aire de los pozos de extracción de los túneles de la estación de Sol, con el objetivo de reciclar esa aerotermia mediante bombas de calor para abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) a edificios del entorno. En un escenario ideal, el calor del aire en el Metro de Sol podría abastecer de calefacción de media a 6.915 viviendas al año y de ACS a 2.920 personas al mes en centros públicos. En el escenario más pesimista, que incluye las pérdidas por el transporte de la energía, aún se alcanzaría a proveer de calefacción a 2.065 viviendas y de agua caliente sanitaria a 2.396 personas en centros públicos. Es importante subrayar que el cálculo de personas a las que se podría abastecer de ACS se hace para centros públicos, donde el ACS por normativa anti legionela debe estar más caliente (aprox. 60ºC) que en domicilios (aprox. 45ºC), lo que disminuye la producción posible y, en consecuencia, el número de personas a las que alcanza. La más optimista de estas posibilidades (calefacción a casi 7.000 viviendas y ACS a casi 3.000 personas), además de generar ahorros económicos en los costes de operación, conllevaría una disminución de emisiones de 21.000 toneladas de CO2 al año, lo equivalente a lo que contaminan en 50 días de trabajo a un turno de 8 horas el conjunto de los 15.723 taxis de Madrid.

Un tercer proyecto del Aula Madrid Subterra en el curso 2019-2020 ha analizado la rentabilidad técnico-económica de una instalación geotérmica que desarrolló en 2011 Metro de Madrid para climatizar diversos espacios de la estación de Pacífico. En este caso se aprovecha la energía térmica del terreno (geotermia) mediante un intercambiador y un sistema de cuatro bombas de calor. El proyecto académico ha consistido en generar un recurso que permita a Metro de Madrid tomar decisiones sobre el mejor uso y la rentabilidad del aprovechamiento geotérmico ya en funcionamiento. Para ello, el Aula Madrid Subterra ha desarrollado una herramienta informática que posibilita evaluar económicamente diferentes formas de utilizar la instalación geotérmica para calefacción o refrigeración. Así, por ejemplo, si Metro de Madrid se plantease la posibilidad de vender a terceros su excedente de calor en la estación de Pacífico, y ese calor se usara para calentar agua sanitaria, a un precio determinado, la herramienta permite conocer al momento los ingresos económicos que esta decisión podría generar.

Entre los proyectos del curso académico 2020-2021 del Aula Madrid Subterra se incluye estudiar la viabilidad de emplear la energía geotérmica de la instalación de Metro en la estación de Pacífico para abastecer a edificios cercanos.

II Encuentro del Aula Madrid Subterra: impulso a la transición energética verde

Los tres proyectos que propone Madrid Subterra, sustentados en las investigaciones realizadas por el Aula Universitaria, impulsan la transición energética verde en la ciudad, contribuyen a generar innovación y han sido fruto del esfuerzo de jóvenes talentos universitarios a los que nuestra asociación ha apoyado en su trabajo de final de Grado o Máster.

Tienen también en común los tres proyectos el modernizar y contribuir a la sostenibilidad de espacios emblemáticos de la Ciudad de Madrid. Matadero y las estaciones de Metro de Sol y Pacífico son lugares históricos que alcanzan o están a punto de alcanzar su centenario y que forman parte del patrimonio de los madrileños.

Con estas propuestas para contribuir a la transición verde, Madrid Subterra quiere subrayar la importancia de favorecer activamente, en el marco de la economía circular, proyectos e inversiones que permitan aprovechar la energía residual del subsuelo para convertirla en un recurso ambiental, económico y social.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *