Sensor MEMS comparado con un cabello humano

Este tipo de sensores, llamados por Bosch: MEMS, son clave para el desarrollo del llamado Internet de las Cosas o loT (¿Qué es loT?).

Cómo son los sensores MEMS

Detectan información de lo que les rodea con estructuras de silicio más finas que un cabello humano y la transmiten a través de Internet para crear el Internet de las Cosas.

Miden cosas como la aceleración, presión del aire, campo geomagnético, sonido, velocidad de giro, temperatura, humedad o calidad del aire. Así, objetos cotidianos que carecen de tecnología (como una puerta o ventana) se pueden equipar con un pequeño interfaz de radio de alta eficiencia energética y una pequeña batería para que registren su entorno y se integren en el loT.

Unión con los Smartphones

Estos sensores ayudan al Smartphone o tablet a ubicarse en el espacio con mayor facilidad. Diminutos micrófonos MEMS graban el sonido también.

Pero estos sensores encuentran campo de acción también en portátiles, relojes inteligentes o deportivos, videoconsolas, etc.

Las propias máquinas con este tipo de sensores instalados, obtendrán además información sobre su propio funcionamiento o los cambios y desviaciones que pueden llevar a un problema futuro.

Toda la información recabada se envía a través de internet.

Usos de estos sensores en tu vida cotidiana

Esto abre las puertas a un gran número de nuevas funciones para dispositivos móviles u otros objetos; como, por ejemplo, la medición de la calidad del aire en una habitación, o disponer de una estación meteorológica personalizada en el smartphone que ajusta automáticamente la calefacción o el aire acondicionado en su casa. Para la navegación interna, dentro de un edificio, tales sensores pueden enviar información a la planta donde se encuentra el dispositivo. Así, por ejemplo, pueden ayudar a los usuarios a encontrar con mayor rapidez una tienda en particular dentro de un gran centro comercial. Los sensores también se utilizan en aplicaciones de salud o fitness, una forma cada vez más popular de medir la cantidad de pasos que da el usuario o contar cuantos peldaños de escaleras se suben cada día.

Los productos individuales no son las únicas cosas que se pueden conectar a través de sensores y mejorarlas a través de servicios adicionales. Los sensores también pueden ayudar a optimizar los procesos de negocio, como la logística. Pueden determinar cuántas piezas de repuesto quedan en el almacén e informar a través de internet a un servidor. Esto hace que sea posible activar y ordenar el proceso de reabastecimiento automáticamente. Mientras tanto, los sensores de aceleración fijados a la maquinaria delicada ayudan a asegurar que los dispositivos no han sido sometidos a vibraciones durante el transporte. Además, si una caja provista con un sensor de este tipo se cae accidentalmente al suelo durante el transporte, el sensor puede enviar una alerta por e-mail para que pueda ser examinada y evaluar sus posibles daños.

Usos de los MEMS

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *