Greenpeace y Fundación Renovables piden a los grupos parlamentarios que voten NO a la PNL

El objetivo de la Proposición no de Ley (PNL) sobre el Impuesto Especial sobre el Carbón, la cual se discutirá hoy en la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas del Congreso de los Diputados, es que se apruebe una bonificación al carbón nacional para potenciar su uso en la producción de electricidad. La misma habría sido presentada por los diputados del PSOE de las cuencas carboneras, tras reunirse con el lobby del carbón.

Según han afirmado desde la Fundación Renovables, la bonificación que se pretendería aprobar para el carbón nacional sería «una ayuda encubierta que busca beneficiar a éste frente al importado, pero que lo que producirá será un claro perjuicio a la competitividad de las energías renovables y por lo tanto es contraria a los compromisos internacionales, asumidos por el Estado español, de lucha contra el cambio climático».

Por otro lado, el próximo viernes 22 de abril, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, la Unión Europea, España y los demás Estados miembros, procederán a la firma del “Acuerdo de París”, alcanzado el pasado 12 de diciembre durante la XXI Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Con este acto se pretende mantener el impulso en la agenda climática tras la Cumbre de París, donde se alcanzó un compromiso para iniciar un nuevo modelo de desarrollo bajo en carbono.

“Las ayudas a la minería acaban en 2018 y teniendo presente el reciente acuerdo climático adoptado en París, no podemos seguir apoyando la quema de carbón en España con subsidios, incentivos o bonificaciones ni para la extracción, ni para la quema”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de Energía de Greenpeace.

Según las Directrices de la CE una medida para abordar un problema de adecuación de la producción se ha de conciliar con el objetivo medioambiental de eliminar progresivamente las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente o la economía, incluidas las destinadas a los combustibles fósiles”, lo que, según Greenpeace y Fundación Renovables, no sucedería con el tipo de bonificación que promueve esta PNL. En este sentido, creen que no respetaría, en ningún caso, el «principio de “quien contamina paga”», ya que las bonificaciones ayudarían a continuar con la contaminación y a seguir agravando el cambio climático.

Así, ambas organizaciones reclamarían a los partidos políticos «coherencia» ante el desafío del cambio climático y la unión de esfuerzos «para cambiar nuestro actual modelo energético, principal causa del calentamiento global del planeta, y pasar a un sistema eficiente y 100%renovable, libre de combustibles fósiles».

Más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.