GENIE ayuda a combatir el Covid-19 produciendo equipos de protección

GENIE ayuda a combatir el Covid-19 produciendo equipos de protección para un hospital en la región de SEATTLE

A medida que las comunidades, los estados y los países de todo el mundo continúan abordando la crisis sanitaria creada por el COVID-19, la necesidad de equipos de protección individual (EPI) para el personal médico y de primeros auxilios continúa aumentando. Para ayudar a atender esta necesidad en su comunidad, los miembros del equipo de Genie, una marca de Terex, con sede en Redmond, Wash., han estado trabajando en un concepto que les permitirá producir equipo médico para un hospital local para aportar en la lucha contra el COVID-19.

El esfuerzo comenzó con el diseño de un protector facial desarrollado por Jim Donaldson, Gerente de Diseño de Ingeniería Genie, Terex AWP. Donaldson explica: «Después de ver un vídeo sobre los tipos de equipos médicos que necesitaban nuestros hospitales, pensé que podríamos hacer los protectores faciales que van sobre las mascarillas N95. Fui a la tienda y compré una esponja, un cable elástico y un póster que venía empaquetado en un tubo de plástico. Corté el tubo para hacer el protector, y luego uní las esponjas y el cable elástico.»

Donaldson compartió su idea con Matt Fearon, Presidente de Genie, Terex AWP, quien estuvo de acuerdo en que era un concepto que valía la pena explorar. Trabajando con los miembros del equipo de gestión de proyectos, ingeniería y aprovisionamiento, el diseño inicial fue refinado, y se sumó un proveedor, Allegis Corporation, para obtener los materiales necesarios, incluso desarrollando una herramienta personalizada para estampar la forma del protector.

«Nuestro proveedor realmente nos ayudó a poder avanzar con este proyecto, y a poder llevarlo a la práctica tan rápidamente», dijo Donaldson.

Con el diseño actualizado, Fearon, Donaldson y un pequeño equipo de ingenieros y responsables de proyecto se reunieron con representantes del Centro Médico Overlake, ubicado en Bellevue, Wash., para obtener una mejor comprensión de las necesidades del hospital, comentarios sobre el diseño de la pantalla facial, así como para determinar si existían otras maneras en las que el equipo de Genie pudiera ayudar a combatir el COVID-19.

Como resultado de esa reunión, y con el conocimiento de que la necesidad de EPIs es realmente grande e inmediata, el equipo de Genie espera comenzar la producción de los protectores faciales en Redmond, Wash., el 14 de abril. El material que el equipo tiene disponible debería ser suficiente para producir inicialmente unos 4000 a 5000 protectores faciales para el Centro Médico Overlake. Que el equipo Genie pueda producir más protectores faciales que los planificados para la donación inicial contra el COVID-19 dependerá de la disponibilidad de material, así como de la necesidad.

No obstante, el equipo ha encontrado otras formas de ayudar. Además de los protectores faciales, el equipo de Genie desarrolló un proceso para fabricar máscaras faciales utilizando material proporcionado por el hospital y un proceso de sellado térmico para crear costuras y pliegues. «Encontrar el material para crear las bandas que pasan por encima de las orejas fue en realidad un verdadero desafío debido a la gran demanda», explica Roger Bowie, Responsable de Terex Business Systems (TBS). «Pero el equipo estudió ese problema hasta encontrar una solución, identificando una manera de utilizar el material que estaba disponible para hacer tiras de tela que pudieran ser utilizadas para las bandas». Bowie añade que, cuando la producción comience el 14 de abril, el equipo espera producir una máscara cada minuto.

Además, los ingenieros de Genie aprovecharon las capacidades de impresión en 3D de la empresa para fabricar algunas piezas personalizadas, lo que ha permitido volver a poner en servicio rápidamente los EPIs imprescindibles para el hospital en su lucha contra el COVID-19.

«Nuestro equipo de Genio estaba ansioso por ayudar, el equipo de Overlake nos señaló la dirección de la mayor necesidad y juntos, hicimos que ocurrieran grandes cosas», dijo Fearon. «Estoy orgulloso, aunque no sorprendido, de la iniciativa y la innovación de los miembros de nuestro equipo. Escucharon acerca de una necesidad crítica y no dudaron en aceptar el reto. Se concentraron en encontrar soluciones y actuaron rápidamente porque sabían que la necesidad era urgente. Nuestro equipo en China se sumó con el envío aéreo de 1000 mascarillas N95 en un momento en el que había una gran escasez de mascarillas en los EE.UU. Estos son tiempos sin precedentes y la superación de los retos a los que nos enfrentamos a nivel local y mundial requerirá que todos hagan lo que puedan para ayudar. Estoy emocionado de que hayamos encontrado formas tan significativas de ayudar a nuestra comunidad local y no podría estar más orgulloso de liderar este equipo tanto en tiempos buenos como en difíciles».

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar