La falta de presupuesto impediría una de cada cuatro reformas

La falta de presupuesto impediría una de cada cuatro reformas

Tal y como se desprende del informe “Los muros contra la reforma”, elaborado por la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), la falta de presupuesto impediría una de cada cuatro reformas y retrasaría la mitad de ellas. Asimismo, más de la mitad de las reformas se harían para mejorar la estética o el confort de los hogares.

El Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 contribuirá a que el gasto de cada vivienda en reformas aumente un 4,5% este año, según la última edición del Observatorio 360º de la Vivienda y la Reforma en el Hogar. Sin embargo, la falta de presupuesto impide una de cada cuatro reformas en España, tal y como se desprende del informe “Los muros contra la reforma”, elaborado por la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), a partir de los datos del European Improvement Monitor de USP.

La falta de presupuesto impediría una de cada cuatro reformas

En este sentido, la dificultad de fijarlo y la pretensión de evitar variaciones entre el gasto final y el inicialmente previsto son los problemas más habituales relacionados con el presupuesto. No obstante, más de la mitad de los ciudadanos no perciben estas barreras a la reforma, especialmente cuando se trata de pequeños trabajos que no necesitan una gran precisión técnica.

Además, los otros cuatro factores que se conciben como frenos a la reforma son la falta de tiempo (8%), la dificultad de encontrar un profesional cualificado (7%), tener claro lo que realmente se quiere hacer (6%) y encontrar el momento adecuado para acometer las obras (6%).

Pero también existen motivos que, sin impedirlas, frenan las reformas. Y entre ellos vuelve a destacar la falta de presupuesto, que retrasa casi la mitad de las obras (45%). Asimismo, tras las variables económicas se sitúan la falta de tiempo (20%), las dificultades para encontrar un profesional cualificado (14%), la falta de motivación (13%) y la dificultad para hacerse a la idea del resultado final de las obras (11%).

Desde el punto de vista inverso, también hay alicientes que estimulan la ejecución de las reformas. Y el principal es la mejora estética que se espera con la obra, que atrae al 30% de los encuestados por Andimac. En segundo lugar, se situaría la intención de ganar confort en el hogar (25%), seguido por la necesidad de mantenimiento (23%), la intención de crear un nuevo espacio (15%) y la de hacer la vivienda más sostenible (4%).

Por otra parte, el informe ‘Los muros contra la reforma’ pone de manifiesto que más de la mitad de las obras se realizan simplemente para mejorar y adecuar el estado de mantenimiento de las viviendas, atendiendo sobre todo a criterios estéticos y a la búsqueda de un mayor confort en el hogar. De hecho, el 57% de los encuestados por Andimac opina que las reformas no se deben a ningún cambio particular en las circunstancias de vida.

En cualquier caso, de este estudio de Andimac se desprende que el traslado a una nueva vivienda –de segunda mano- supone el principal cambio de circunstancias que motiva las reformas. Aunque el envejecimiento de la población ha provocado que las obras de adecuación de los inmuebles a las necesidades de los más mayores vayan ganando terreno, centrándose principalmente en zonas del baño y en adaptaciones interiores o ampliaciones.

Finalmente, una vez tomada la decisión de iniciar una reforma, el 70% de los proyectos planificados se ejecutan en el mismo año que se comienzan, destacando como principales acciones la pintura interior (17%) junto a la remodelación de la cocina (10%) y de los baños (10%), de acuerdo al informe de Andimac.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar