Entrega de Medallas de Honor de la AEC

DGT, Banco Caminos y la Administración sueca de Carreteras reciben las Medallas de Honor de la AEC en las categorías Oro, Plata e Internacional.

La Asociación Española de la Carretera (AEC) entregó la semana pasada, de forma presencial, sus Medallas de Honor correspondientes a la convocatoria de 2020, que como es sabido no pudo celebrarse debido a las restricciones sanitarias.

Este año, finalmente, sí ha sido posible. Con una reducción de aforo muy significativa, con distanciamiento, mascarillas y gel, pero, al fin y al cabo, con la presencia de los galardonados y las autoridades que les han entregado sus Medallas.

En total, se han concedido 31 distinciones: la Medalla de Oro, la de Plata, la Medalla al Mérito Internacional, 10 Menciones Especiales y 18 Medallas de Honor de la AEC.

Medalla de Oro para la DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) del Ministerio del Interior ha sido condecorada con la Medalla de Oro por sus 60 años de historia. Con ello, la AEC ha querido rendir homenaje al conjunto de personas que han formado y forman la gran familia de la DGT. Por esta razón, el galardón se ha personalizado en la figura de todos sus responsables, que han sabido gestionar medios y personas para conseguir reducir la accidentalidad vial y sus víctimas mortales.

Desde el primer Director General de Tráfico, José Luis Torroba, hasta el responsable actual, Pere Navarro, han sido 14 las personas al frente del organismo.

“Mirar atrás nos dice que somos un eslabón de una larga cadena, y esto es una cura de humildad”, ha señalado Navarro en su intervención. “Estamos en deuda con todos los que nos han precedido y que han permitido que estemos hoy aquí”.

Entre otros muchos méritos de estos equipos de la DGT, cabe destacar la capacidad de todos ellos para ir modernizando la entidad, mucho más en los últimos tiempos con la aplicación sistemática de las nuevas tecnologías a la gestión de la circulación.

“Son tiempos de cambio, sin duda. Hemos pasado de los helicópteros a los drones. De grandes archivos a tener la información en “la nube”. De normativa de coches a normas para patinetes. Y si antes nos preocupaban los tiempos de recorrido, ahora nos preocupan las emisiones, las etiquetas ambientales y la huella de carbono”, ha señalado Pere Navarro, que ha concluido su discurso recordando que “nuestra historia es la mejor tarjeta de presentación para el futuro y la mejor garantía para hacer frente a estos retos”.

Banco Caminos, Medalla de Plata

Por otro lado, la AEC ha concedido su Medalla de Plata a Banco Caminos, una entidad financiera que durante más de cuatro décadas ha acompañado a la Asociación en su devenir institucional.
En esta trayectoria común, cabe por supuesto destacar su patrocinio, desde la primera convocatoria, del «Premio Internacional a la Innovación en Carreteras Juan Antonio Fernández del Campo», promovido por la Fundación de la Asociación Española de la Carretera (FAEC). Gracias al apoyo y la confianza de Banco Caminos en esta iniciativa, la FAEC ha podido hacerla realidad durante tres lustros.

Además del patrocinio de este Premio, Banco Caminos ha estado siempre cerca de la AEC, ayudándola a encontrar los medios necesarios para desarrollar su actividad diaria.

Con esta Medalla de Plata se reconoce, asimismo, el compromiso continuado de esta entidad financiera por ofrecer el mejor servicio y resolver las necesidades económico-financieras de los Ingenieros de Caminos y de otros profesionales y entidades del ámbito de la ingeniería. Desde su creación como Caja Caminos en 1977 hasta hoy.

En representación de esta entidad, recogió el galardón José Luis de las Heras, su Director General.

Trafikverket, Mérito Internacional

La Medalla de la AEC al Mérito Internacional ha recaído en la Administración Sueca de Carreteras y Transporte, Trafikverket. Desde 1997, el Gobierno sueco reconoce la seguridad vial como una prioridad nacional, dando lugar a toda una serie de actuaciones legales, políticas y económicas encaminadas a disminuir la accidentalidad y la gravedad de los siniestros.

Muestra de ello es la aprobación unánime ese año, por su Parlamento, del Programa de Seguridad Vial conocido como Vision Zero, cuya meta es, como su nombre indica, que no haya ningún muerto ni herido grave por accidente viario. La excelencia de este programa emana de una filosofía de vida que lo impregna y le da total sentido: la vida y la salud nunca pueden ser moneda de cambio para conseguir otros beneficios dentro de la sociedad como los relacionados con la movilidad o los costes.

Los suecos han sido los primeros en basar su metodología de trabajo en una premisa: los seres humanos cometemos errores y los sistemas de transporte por carretera deberían reducir al mínimo las posibilidades de error y los daños ocasionados en caso de que este sea inevitable.

Además, con la Vision Zero, el Gobierno sueco ha querido llegar mucho más allá. Es un concepto que afecta a todo el sistema, empezando por la educación, que es prioridad absoluta para la Administración. La Seguridad Vial es una asignatura obligatoria como cualquier otra, y está presente en todos y cada uno de los niveles de enseñanza de cualquier escolar.

Otro de los principios más revolucionarios de este concepto es la forma de entender la responsabilidad vial, que para Claes Tingvall, ideólogo del programa, nunca recae en el conductor. Por el contrario, en lo más alto de la pirámide de responsabilidades se sitúa la propia Administración, seguida de los responsables de Tráfico y los fabricantes de vehículos.

La Directora de la Administración Sueca de Carreteras, Lena Erixon, intervino en la ceremonia, en directo por vídeoconferencia, para dar las gracias por la Medalla. En nombre de la entidad recogió el galardón la responsable de Negocios de la Embajada de Suecia en España, María Cramér.

Menciones especiales

Como es habitual, la Asociación Española de la Carretera ha otorgado, además, una serie de galardones que conllevan una Mención Especial y que van dirigidos a profesionales que en el desempeño de su labor han apoyado de forma continuada a la Asociación Española de la Carretera en su lucha por mejorar las infraestructuras viarias.

Los galardonados con las Medallas de Honor AEC con Mención Especial son:

  1. Luis García González, Jefe de Servicio de Explotación y Seguridad Vial de la Región de Murcia.
  2. Antoni Hereu i Ferrer, Director de Proyectos de la Dirección General de Infraestructuras de Movilidad de la Generalitat de Cataluña.
  3. Roberto Llamas Rubio, Jefe de la Unidad de Seguridad Vial del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.
  4. José Antonio Mérida Fernández, Jefe Provincial de Tráfico de Zaragoza.
  5. Anuncia Ocampo Sánchez, Jefa de Área de la Jefatura Central de Tráfico.
  6. Miguel Ángel Ortiz de Landaluce, Jefe del Servicio de Carreteras de la Diputación Foral de Álava.
  7. José Vicente Pedrola Cubells, Jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en la Comunidad Valenciana.
  8. Francisco Javier Piedra Cabanes, Director de Carreteras de la Diputación de Valencia.
  9. Mª Consolación Pérez Esteban, Ex Viceconsejera de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid.
  10. Paloma Sánchez-Contador Escudero, Jefa de la Oficina Técnica de Movilidad y Seguridad Vial Local de la Diputación de Barcelona.

Otras 18 Medallas AEC fueron entregadas en el acto a agentes de la Guardia Civil, Mossos d`Esquadra y policía Foral de Navarra, a voluntarios de Cruz Roja Española, a funcionarios de la Administración Estatal, Provincial y Local y a responsables de empresas y entidades privadas. Dos de estas Medallas se han concedido a título póstumo.

Lista completa, con sus méritos, de los galardonados con la Medalla de Honor y Medalla de Honor con Mención.

Cerró el acto de entrega de Medallas el Presidente de la Asociación Española de la Carretera, quién además de declarar que se sentía “enormemente feliz” porque, finalmente, el acto se ha podido celebrar de forma presencial, tuvo unas palabras para ensalzar el papel de las infraestructuras viarias.

“En los días más duros del aislamiento, las carreteras no estuvieron vacías. Por ellas siguió circulando todo lo necesario para que en nuestros hogares no faltara de nada: alimentos, medicamentos, productos de primera necesidad, atención sanitaria… También han trasportado la esperanza, que hoy y ahora tiene un nombre: vacuna. Y solo por esto –que, con la perspectiva de lo vivido, es tantísimo-, cuesta entender que las infraestructuras viarias sigan estando al margen de las grandes políticas de apoyo a la recuperación que se están articulando desde Europa”.

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *