El diseño de una Passivhaus o casa pasiva

El diseño de una Passivhaus o casa pasiva

No hay limitaciones en el diseño passivhaus. Se puede construir con cualquier material que sea capaz de cumplir los requerimientos del estándar.

Desde hace unos pocos años, en los que en España se empezó a hablar y conocer el estándar alemán “passivhaus” o “casa pasiva”, el interés por esta forma de construir no para de crecer.

Este modelo constructivo era la forma más inteligente y práctica de construir, ya que consigue la combinación del ahorro de energía y el elevado confort interior, lo que supone conseguir realizar verdaderos “edificios de consumo de energía casi nulo” tal como los denominan las normativas de edificación de la Unión Europea y de los países miembros.

Pero hoy vamos a hablar del diseño de una “Passivhaus”. Entendamos que aunque nos referimos siempre a casa pasiva, en realidad todo es aplicable a cualquier tipo de edificio, de cualquier tamaño, y de cualquier uso.

¿Qué tiene de especial el diseño de una “Passivhaus”?

Por un lado, una casa pasiva es sólo una casa normal, pero bien construida. Por otro lado, para conseguir que esté bien construida conforme a los parámetros passivhaus hay que hacer un ejercicio de diseño muy diferente al de una casa convencional. Todo pasa por modelar la casa, el edificio, teniendo en cuenta todas las condiciones debidas al clima del lugar.

El clima

En última instancia, el factor más importante diferenciador de una casa pasiva es el lugar en que se ubica y el clima existente en dicho lugar. Por eso, una casa pasiva en un clima continental frío y a una altura cercana o superior a 1.000 m., como el de la Sierra de Madrid, será muy diferente a la misma casa pasiva situada, por ejemplo, en un clima suave como el de Ibiza. Por tanto, el primer factor de diseño, y el más importante, es el clima.

El clima es determinante tanto en las horas de sol, radiación solar incidente sobre la “casa pasiva”, como en las temperaturas exteriores máximas y mínimas del lugar, quizás los aspectos más determinantes sobre el resultado del diseño de la casa pasiva.

Las casas pasivas basan su eficacia en un control de la radiación solar incidente así como en otros aspectos, como el aislamiento y la hermeticidad al aire o la ausencia de puentes térmicos. Casi podemos decir que estos cuatro aspectos básicos son los que determinan el diseño de una casa pasiva para poder ser considerada como tal.

El terreno

A la hora de empezar a diseñar, lo primero a tener en cuenta es la implantación de la casa en el terreno. La orientación de las distintas estancias es fundamental. Después, otros factores como la existencia de árboles u otros edificios que pudieran proyectar sombras sobre el nuestro también son factores a tener en cuenta.

Ventanas, acristalamientos y fachada

El tamaño de las ventanas y acristalamientos y el tipo de éstos es otro factor primordial a tener en cuenta. Así mismo el tipo y diseño de las fachadas, cubiertas y la forma en que la vivienda se apoya en el terreno es otro factor determinante.

En “passivhaus” se habla de envolvente térmica para referirnos al conjunto de prestaciones de fachadas, cubiertas y soleras. En el fondo, el estándar “passivhaus” es un estándar basado en prestaciones: el edificio ha de cumplir unos parámetros mínimos para ser considerado un “passivhaus”. Entre estos parámetros basados en prestaciones el principal es que la “casa pasiva” no puede consumir más de 15 KWh/m2año ni en calefactar ni en refrigerar el edificio. Esto supone unos consumos de calefacción y refrigeración para una casa de 150 m2 de2250 KWh para calefacción y 2250 KWh para refrigeración en un año o menos. Traducido en costes, considerando a 14 céntimos de euro el coste del KWh, una vivienda de este tamaño gastaría como máximo unos 26 € al mes en calefacción y 26 € al mes en refrigeración. En la realidad los consumos son inferiores en general, porque por diseño normalmente se consiguen valores menores desde el propio inicio del diseño y los primeros cálculos.

¿Cómo se controla el diseño para cumplir las exigencias del estándar?

Todo el diseño se introduce en un software específico del Passivhaus Institut, y en éste se controlan todos los valores y parámetros de materiales y métodos constructivos, así como los debidos al clima, instalaciones, cargas internas, energías renovables, situaciones de ventilación, etc. de tal manera que se tiene el diseño modelizado en cálculos desde los primeros inicios del proyecto hasta su conclusión final como proyecto y hasta la finalización de la obra. Con todos esos valores y cálculos finales, el diseño de la casa pasiva finalmente obtiene la certificación del Passivhaus Institut que es la única que garantiza que nuestra construcción es una Passivhaus.

Es importante que el cliente sepa que: no hay limitaciones en el diseño passivhaus. Se puede construir con cualquier material que sea capaz de cumplir los requerimientos del estándar.

Sin embargo, al ser las prestaciones de una passivhaus muy elevadas, existen soluciones y métodos constructivos más apropiados que otros, dada la complejidad de alcanzar las exigencias del estándar. De nuevo en esto, el diseño adecuado de cada elemento es muy importante.

Artículo de Madridarquitectura Proyectos Pasivos, diseñadores passivhaus certificados.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar