Datos, personas y BIM + GIS: pilares de la digitalización de la construcción

Datos, personas y BIM + GIS: los pilares de la digitalización de la construcción

05/12/2019
896 Vistas
Cristina Carrera. Responsable Sector Privado y AEC (Esri España).

Los Sistemas de Información Geográfica o GIS, que, junto con los BIM, conectan con los otros dos pilares de la construcción digital: datos y personas jugarán un papel protagonista para que el proceso de transformación digital de nuestras infraestructuras sea exitoso.

La tecnología de análisis de datos geográficos forma parte de nuestra vida diaria, ya que, como profesionales, interactuamos cada vez más con ella para solucionar problemas y tomar decisiones. Pero también desde nuestra posición de ciudadanos y clientes que interactuamos con infraestructuras, nos beneficiamos de servicios solo posibles gracias a ella, muchas veces de forma inconsciente.

La digitalización es imparable ya en cualquier sector. Todas las empresas y organizaciones públicas quieran o no, están generando datos todos los días, y buena parte de esos datos tienen un componente geográfico. El reto tecnológico ha ido más allá del mero almacenamiento de esta cantidad ingente de datos y pasa por la gestión adecuada, así como su análisis para convertirlos en información útil y disponible en la resolución de problemas del día a día, así como el análisis de comportamientos y patrones que nos permitirán una mejor toma de decisiones para convertir la gestión de nuestras infraestructuras en servicios dotados de razón, eficiencia y sostenibilidad

El potencial del dato debe residir en la colaboración y la información compartida y no ser una herramienta solo accesible para data scientists y otros perfiles tecnológicos. Los gestores de proyectos complejos necesitan herramientas sencillas que les permitan compartir información, que esta fluya y no se estanque.

El conocimiento debe alcanzar cada rincón y es necesario que llegue a todos los responsables de tomar decisiones. De manera segura, evitando dispersión de información, de forma visual e intuitiva, para que todos los responsables, independientemente de sus conocimientos técnicos, sean capaces de trabajar de manera colaborativa.

A priori, puede parecer una tarea titánica, pero no tiene por qué serlo. Para abordarla, sentar los cimientos es de capital importancia, y la tecnología, a través de plataformas transversales, como los Sistemas de Información Geográfica o GIS, que, junto con los BIM, conectan con los otros dos pilares de la construcción digital: datos y personas jugarán un papel protagonista para que este proceso de transformación digital de nuestras infraestructuras sea exitoso.

Sistemas de Información Geográfica (GIS): el aliado de los BIM

Paralelamente, los BIM y los GIS han evolucionado mucho, pero ha sido en el último lustro cuando han comenzado a compartir terreno de manera estrecha. Ya no es concebible gestionar un territorio, grande o pequeño, sin un repositorio unificado de datos a través de cuyo análisis podamos conocer qué sucede y dónde, así como qué podría pasar y por qué. Todo fenómeno ocurre en un punto por una razón concreta, y conocerla nos da una ventaja muy valiosa, a la que denominamos como “la ciencia del dónde”, una ciencia que nos permite ver y conocer lo que otros no pueden.

Ya lo avanzaba, la tercera Ley de Clarke señalando que “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Los GIS son la plataforma sobre la que pivota toda la estrategia de transformación y que posibilita llegar al fondo de esa razón.

Ahora, los GIS se postulan como el aliado natural de los BIM en proyectos de edificación, y obra civil. El interés por el binomio BIM y GIS ha crecido y los proyectos pioneros que comenzamos a ver aumentarán este interés. Por ejemplo, el reto que supone avanzar hacia la verdadera digitalización de infraestructuras y la interoperabilidad entre herramientas llevó a INECO a realizar este año el primer proyecto de carreteras en España que integra la metodología BIM y GIS, avanzando en la digitalización en la construcción de la autovía A-76 Ponferrada-Ourense. Gracias a ello, se han empleado “gemelos digitales” (representaciones en 3D) que han agilizado la consulta de información y que han permitido integrar información propia con datos del territorio (edificaciones y otras infraestructuras y servicios próximos al proyecto, información LIDAR de vegetación, geología, meteorología, etc.)

Como se demuestra en este proyecto, pionero en España, los GIS junto con los BIM, son una herramienta polivalente que proporciona gran capacidad analítica para la gestión global de los proyectos. Permiten eliminar silos de información y que fluya sin barreras uno de los activos más importantes y el segundo pilar de la digitalización urbana sostenible: el dato.

El acceso a los datos, segundo pilar de la digitalización

Muchas empresas innovan y realizan proyectos pilotos en los que el dato es protagonista. Lo realmente importante es que sean capaces de escalar esa capacidad de innovación para que el valor llegue al mayor número de beneficiarios posibles.

Somos conscientes que, el dato espacial es crucial en cualquier proyecto de construcción y mantenimiento de una infraestructura. Este dato nos aporta conocimiento y es vital en toma de decisiones críticas en cualquier fase del proyecto. Manejamos este tipo de datos todos los días, pero de una forma aislada y casi sin trazabilidad.

Hoy en día, la tecnología nos permite capturar, almacenar, analizar y compartir estos datos de una forma rápida y eficaz.

Un buen ejemplo es el paso de disponer este dato desde un plano en papel a tenerlo dominado en cuadros de mando y mapas inteligentes interactivos. El mayor acceso a los datos evita que decisiones de gran importancia se tomen en base a la intuición. ¿Cuántas veces hemos tenido que tomar decisiones críticas sin poder analizar los datos porque estos no están disponibles en el momento que los necesitamos? En este contexto, la sensorización y el Internet de las Cosas (IoT) han abierto un nuevo abanico de posibilidades y han disparado el volumen de datos disponibles.

Sin embargo, aunque resulte paradójico, tener más datos no siempre implica tomar mejores decisiones. A diferencia de otros bienes, los datos son más valiosos cuantos más existen en circulación, pero únicamente si somos capaces de transformarlos en conocimiento útil. Lo que nos lleva al tercer protagonista de la digitalización.

La tecnología y los datos no sirven de nada sin las personas

Un dato por sí solo no es valioso. Son más abundantes que nunca y no debemos olvidar que, durante una inundación, lo primero que escasea es el agua potable. En la sociedad digital, lo realmente valioso es discernir lo relevante de lo accesorio y convertir el dato en conocimiento accionable. Por eso, debemos poder explorar los datos de manera colaborativa: porque ninguna organización es más inteligente que la suma de sus miembros.

Los datos son la materia prima y, la tecnología, una herramienta para convertirlos en información. Ninguno tiene sentido sin las personas, que aportan la capacidad de interpretación y visión de conjunto. Los usuarios, independientemente del conocimiento técnico, son clave para aprovechar la revolución del dato.

Plataformas como ArcGIS ya permiten colaborar de manera avanzada, por ejemplo, facilitando la captura del dato sobre el terreno y su transmisión en tiempo real. Collector for ArcGIS posibilita utilizar un smartphone o tablet para recopilar y actualizar información de campo, con o sin conexión. Esto mejora la calidad de los datos disponibles para una mayor precisión, incluso integrando fácilmente imágenes y vídeos.

La capacidad de colaboración que un verdadero GIS ofrece ya supone beneficios directos para los gestores de proyectos complejos, como el caso mencionado de INECO. Cada vez somos más exigentes y estamos más acostumbrados a la inmediatez. Poder compartir información interna y externamente mejorará la transparencia y nuestro nivel de satisfacción como consumidores de información.

La colaboración en proyectos complejos es, como no puede ser de otra manera, compleja. Pero si una empresa u organismo aspira a ser “data driven”, no puede pasarla por alto. Las plataformas de interoperabilidad GIS&BIM, harán que la información crítica sea más accesible, propiciando una auténtica revolución en la gestión de proyectos que ya comenzamos a vislumbrar.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar