Las necesidades de conservación en carreteras ascienden a 7.000 millones de euros

Las necesidades de conservación en carreteras ascienden a 7.000 millones de euros

La Asociación Española de la Carretera (AEC) ha presentado, el pasado 12 de julio, en la Asociación de Prensa de Madrid, los resultados de su estudio sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’ 2017-2018. Entre las conclusiones, se encuentra la renovación de 370.000 señales de código, la necesidad de repintar las marcas viales en unos 30.000 km de carreteras o la reducción del límite de velocidad genérico, entre 10 y 20 km/h, en uno de cada trece kilómetros de la red de carreteras.

Juan Fco. Lazcano Acedo, presidente de la AEC, ha introducido este Informe sobre el estado de conservación de la red viaria, el cual “constituye uno de los estudios insignia de la Asociación, ya que es la única investigación independiente de este alcance que se lleva a cabo en nuestras vías”, tal y como ha explicado. Además, ha señalado que sus resultados se ponen a disposición de los gestores políticos, la opinión pública y los medios de comunicación.

El Informe sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’ parte de un trabajo de campo, el cual se ha realizado a pie de carretera, durante el verano de 2017. Ocho evaluadores debidamente cualificados han sido los encargados de recoger los 400.000 datos, pertenecientes a 3.000 tramos de carreteras repartidos, de forma aleatoria, por todo el país. Estas evaluaciones se han realizado tanto en la Red del Estado, como en las Redes Autonómicas y Diputaciones Forales. Cabe destacar que únicamente se han evaluado tramos interurbanos, no autopistas de peaje.

Estos datos, con los cuales se obtienen indicadores de estudio bianuales, desde el año 1985, y con solo un paréntesis entre 2007-2009, permiten estimar los déficits de inversión que acumula la conservación viaria. Asimismo, hacen referencia a firmes, señalización vertical de código, señalización horizontal o marcas viales, barreras metálicas de seguridad, elementos de balizamiento e iluminación.

De este modo, ha querido destacar las consecuencias, principalmente tres, del abandono en conservación de carreteras. En primer lugar, el incremento del riesgo, ya que el progresivo deterioro de las carreteras de los últimos años coincidiría, en el momento actual, “con un preocupante aumento de las víctimas en accidentes de tráfico”, ha comentado. En este sentido, el Informe aconsejaría reducir el límite de velocidad genérico, entre 10 y 20 km/h, en uno de cada trece kilómetros de la red de carreteras.

La segunda consecuencia sería el impacto ambiental y la ineficiencia económica. “Se estima que solo, sin el sobrecoste en consumo de combustible que supone transitar por una carretera cuyo pavimento está en mal estado, se evitaría emitir 3 toneladas de CO2 al año”, ha manifestado Lazcano.

Por último, ha destacado la pérdida de capital social. Según se desprende de este Informe, entre 2001 y 2007 las carreteras del Estado habrían perdido un 36% de su valor patrimonial.

Así, desde la AEC proponen que se incremente en 300 millones de euros, durante un período de 8 años, las partidas destinadas a conservación y refuerzo de firmes en los Presupuestos Generales del Estado, pasando de los 900 millones que se invierten actualmente a 1.200 millones de euros.

Las necesidades de conservación en carreteras ascienden a 7.000 millones de euros

Por su parte, Jacobo Díaz Pineda, director general de la AEC, ha querido transmitir lo que creen que están empezando a ver los usuarios y las administraciones, así como la perspectiva de los técnicos.

En este sentido, el usuario vería carriles cortados, deterioro visible y deformaciones evidentes, cuya consecuencia son, en algunos casos, reducciones atípicas de velocidad “para hacer compatible la seguridad y confort del desplazamiento, con las deficientes condiciones de la vía”. Sin embargo, el director general de la AEC, ha resaltado que el usuario denuncia estas situaciones.

“Hay administraciones que están intentando introducir en su red de carreteras una relación directa entre el valor patrimonial de su red y el porcentaje dedicado a la conservación”, ha expuesto respecto a la visión de las administraciones. Igualmente, ha añadido que el proceso de deterioro no es irreversible, por lo que con una política preventiva y un recurso suficiente al indicador se le da la vuelta, el servicio ofrecido mejora y se reducen los costes asociados a circular por esas carreteras.

Por otro lado, la perspectiva técnica nos dice que estamos en el peor escenario, aplicando políticas paliativas y de mínimos.

Finalmente, Elena de la Peña González, subdirectora general técnica de la AEC, ha presentado los resultados del Informe sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’.

Durante los tres meses del verano de 2017, se han recorrido 3.000 tramos de carreteras repartidos por toda la geografía española, focalizados en la Red de Carreteras del Estado y en las Redes Autonómicas y de Diputaciones Forales. Esto supone 3 millones de m² de pavimento, 3.000 señales verticales de código, 900 km de marcas viales, 270 km de barreras metálicas y 25.000 elementos de balizamiento.

El capítulo del estado de conservación de los firmes revela que la Red de Carreteras del Estado, desde 2001, está en una situación descendente, empeorando 17 puntos con respecto al dato de la campaña anterior. Respecto a la Red de Carreteras de Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales, también han empeorado, aunque la pendiente se ha suavizado ligeramente.

Dentro del estado de los firmes, se ha realizado un “Indicador Territorial”, un valor ponderado entre las calificaciones de la Red de Carreteras del Estado y las de la Red Autonómica en cada región. La única Comunidad Autónoma con un dato superior a 200 (calificación aceptable), en 2017, es Extremadura. Castilla la Mancha es la única que ha presentado una mejora respecto al dato anterior, aunque se mantiene dentro de una calificación deficiente, como el resto de territorios, algunos llegando a la calificación muy deficiente (Aragón, Asturias, La Rioja).

Señales deterioradas, desgastadas, algunas dobladas o con pérdida de material retrorreflectante pueden verse en la Red de Carreteras del Estado y en las Autonómicas y Forales. Del Informe sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’ se desprende que es necesaria la renovación de 370.000 señales de código, 100.000 para las Carreteras del Estado y 270.000 en el caso de las Autonómicas y Forales, de las cuales el 68% presentan el reflectante caducado.

La señalización horizontal muestra que hay una mejora en ambas redes de carreteras, por lo que creen que es necesario mantener en este nivel. Aun así, sería necesario repintar unos 30.000 km de carreteras, un total de 3.000 en la red del Estado y 27.000 km en las vías autonómicas y de diputaciones forales.

En cuanto a las barreras metálicas, el Informe presenta una tendencia negativa desde hace algunos años y en esta última campaña presenta un descenso de 2-3 décimas según la red de carreteras.

El penúltimo de los elementos considerados es el balizamiento, que tradicionalmente ha presentado un estado más saludable en ambas redes. Aunque presentan buenas calificaciones, ha perdido casi un punto en la Red del Estado.

En último lugar, la iluminación, que audita los parámetros medios de iluminancia (cantidad de luz que llega al pavimento) y uniformidad (homogeneidad de la luz). De esta manera, del 90% de las luminarias que registrarían rangos inadecuados de iluminancia, el 18% lo son por exceso y el 72% por defecto.

Como conclusión de este Informe sobre ‘Necesidades de Inversión en Conservación’, la subdirectora general técnica de la AEC  ha apuntado que las necesidades de inversión ascienden este año a más de 7.000 millones de euros en la Red de Carreteras del Estado y en las Redes Autonómicas y de Diputaciones Forales.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar