III Congreso Nacional de ÁridosLa crisis tritura al sector de los Áridos.

Se ha presentado a la Administración el Plan Estratégico 2012-2025 del sector de los áridos, que ha permitido conocer las claves para mejorar la situación de las empresas.
A pesar de la prolongada crisis, y de las dificultades que se prevén, el sector apuesta por su futuro, como primera industria extractiva española..

Información de FdA

El III Congreso Nacional de Áridos, organizado por la Federación de Áridos (FdA), que se ha desarrollado en el Palacio de Congresos de Cáceres del 4 al 6 de octubre de 2012, ha registrado un gran éxito de participación, como lo demuestran los siguientes datos: 560 asistentes, cifra que supera a las expectativas previstas, a pesar de la crisis que atraviesa nuestro país. Bajo la presidencia de Honor de S.A.R. el Príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, el Congreso también ha contado con 56 ponentes de primer nivel y cerca de 162 comunicación libres y 41 posters.

El Congreso ha tenido un marcado cariz empresarial y ha buscado oportunidades para su dinamización. A pesar de la prolongada crisis económica, y de las dificultades que todavía se prevén para el país, el sector apuesta por su futuro, como primera industria extractiva española. Es por ello, que una de las conclusiones a las que se ha llegado es la petición que se va a demandar formalmente al Gobierno para crear un Comisión Nacional de la Industria Extractiva, que supere el actual marco competencial de la Comisión de Seguridad Minera y, de esta forma, permita buscar mayores consensos para solucionar problemas.

A pesar de las incertidumbres actuales, la producción de áridos es, y seguirá siendo, una industria imprescindible para el desarrollo económico y social de España. Cada español consume más de diez kilogramos diarios de áridos y, lo seguirá haciendo, por lo que las empresas deben existir para seguir produciendo. En este sentido, en el marco del Congreso, se ha presentado el Plan Estratégico 2012-2015 del Sector de los Áridos. Se trata de una iniciativa fundamental para que esta industria pueda estructurarse de forma ordenada y alcanzar los objetivos estratégicos. Entre las principales conclusiones del plan destacan:

  • Mejorar la rentabilidad media de las empresas del sector.
  • Mejorar la productividad de las explotaciones, potenciando el desarrollo de medidas que ayuden a mejorar la gestión empresarial y técnica de las explotaciones.
  • Impulsar procesos de reestructuración empresarial (colaboraciones, fusiones y adquisiciones) que permitan aumentar el tamaño medio de las empresas, sumando para ser más fuertes y para competir mejor y lograr economías de escala. El desarrollo de colaboraciones estratégicas es una vía que debe ser promovida en los próximos años.
  • Mejorar la imagen y reputación del sector de los áridos en el entorno social, mediante el desarrollo de un plan de responsabilidad social corporativa sectorial, consolidando las buenas prácticas en materia de medio ambiente y de prevención de riegos laborales, y a través de la difusión efectiva de estas medidas entre los grupos de interés.
  • Aumentar el poder de prescripción del sector sobre las Administraciones Públicas, proponiendo planes de colaboración que permitan mejorar la legislación vigente, homogeneizar los procesos regulatorios y luchar contra la competencia desleal.

Otras de las conclusiones del III Congreso Nacional de Áridos son:

1.- El establecimiento de mecanismos de financiación, de inversión y de mejora de la fiscalidad sectorial, unido a la imperiosa necesidad de reducción inmediata de los aplazamientos de pago que están asfixiando a las empresas de productos de la construcción, son elementos clave para la supervivencia de éstas.

2.- La erradicación de la competencia desleal debe ser un reto de todos los empresarios y una exigencia a las Administraciones, pues no es admisible la impunidad casi absoluta en la que actúan, poniendo en riesgo a empresas solventes que crean riqueza, tributan y fijan el empleo. También se requieren medidas para mejorar la situación jurídica de las empresas.

3.- La inversión pública en mantenimiento de infraestructuras ha de ser otra de las prioridades para inyectar unos mínimos de actividad con los escasos recursos disponibles. Los recortes hasta 2024 anunciados recientemente por el Ministerio de Fomento corroboran esta necesidad.

4.- El sector debe hacer una apuesta decidida por productos de mayor valor añadido, nuevos productos y nuevas aplicaciones dentro de la construcción o fuera de ésta, así como por diversificar sus actividades, buscar procesos de integración vertical u horizontal y analizar la viabilidad del acceso a otros mercados internacionales, perdiendo el miedo a actuar en el exterior. Se trata de hacer más con menos, supliendo la falta de recursos con iniciativa e imaginación.

5.- Los retos tradicionales del sector – la mejora de los procedimientos de acceso a los recursos, la protección del medio ambiente, la prevención de riesgos laborales, la calidad de producción y de producto, la cualificación de los trabajadores, la imagen del sector, las relaciones con el entorno social -, deben seguir siendo áreas prioritarias para asegurar el futuro de las empresas.

6.- En un momento como el presente de pérdida de capital humano, el sector está obligado a hacer un esfuerzo por la profesionalización, la formación y la motivación del personal, apostando, aunque esto pueda sorprender en un sector industrial primario, por el talento.

7.- Las empresas de áridos están a la cabeza de Europa en Gestión Sostenible y deben seguir avanzando en esta materia.

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *