Codificadores HeavyDuty para pesos pesados

Codificadores HeavyDuty para pesos pesados

Las excavadoras a cielo abierto y las apiladoras son auténticos gigantes entre las máquinas. Días tras días, desempeñan el trabajo más duro bajo condiciones extremas: polvo, suciedad, lluvia, calor. Eso también supone un duro trabajo para los codificadores, que se encargan de regular de la velocidad de las cintas transportadoras. Por eso, muchos fabricantes apuestan por los codificadores HeavyDuty de Baumer Hübner. ¿Qué características debe tener un codificador para poder ser considerado “HeavyDuty”?

El intrincado concepto de sellado de los HeavyDuty de Baumer corresponde a la clase de protección IP 66 e IP 67 en un amplio rango de temperatura de hasta +95 °C. Gracias a una ingeniosa combinación de juntas laberínticas y juntas de eje, los codificadores HeavyDuty de Baumer están protegidos permanentemente contra todo tipo de suciedad resistente, húmeda o pastosa.

Minera El Abra es una explotación a cielo abierto de 75,6 kilómetros situada al nordeste de la ciudad chilena de Calama. Cada día, la planta produce más de 200 000 toneladas de mineral de cobre para la producción de cátodos de cobre. Las cintas transportadoras que desplazan el cobre a lo largo de varios kilómetros deben funcionar para ello el máximo rendimiento. Y es que son accionadas por potentes motores eléctricos. Los codificadores incrementales HOG 10 de Baumer Hübner, especialmente indicados para aplicaciones exteriores exigentes, miden la velocidad de giro de estos motores. Puesto que el polvo, la suciedad, las vibraciones o otras influencias externas son parte de la vida cotidiana de la minería a cielo abierto, no pueden dañarlos. A más de 10 000 kilómetros de distancia, en el puerto de Rotterdam, trabaja su primo, el codificador POG 10: el puerto más grande de Europa gestiona más de 300 millones de toneladas de mercancía a granel al año, incluyendo más de 55 millones de toneladas de mineral de hierro y carbón. Las excavadoras de rueda de cangilones con una potencia de transporte de 5000 toneladas a la hora están a disposición de las mercancías. Los codificadores HeavyDuty de Baumer Hübner también han sido seleccionados para esta aplicación porque el aire marítimo, la lluvia y las heladas no suponen un problema para ellos. Estos son solo dos ejemplos de cómo los codificadores HeavyDuty llevan muchos años demostrando su valía haciendo frente a estos duros desafíos.

Codificadores HeavyDuty para pesos pesados

HeavyDuty: precisión en situaciones difíciles

El término inglés HeavyDuty significa “altamente resistente”. La propia designación indica que los codificadores HeavyDuty son especialmente robustos: pero eso no es todo. HeavyDuty no es solo cuestión de solidez. Se trata de una promesa de que el codificador va a realizar su trabajo de forma fiable y segura durante mucho tiempo sin dejar nunca al usuario en la estacada. De hecho, un codificadores HeavyDuty debe cumplir con más requisitos, como es el caso de la precisión.

Quien piense que los pesos pesados de los codificadores se pueden permitir hacer concesiones en este sentido está muy equivocado. Todo lo contrario, ya que las señales de medición de los codificadores HeavyDuty deben prestar la misma precisión que sus primos pequeños. Los sistemas de control de la planta utilizan estas señales para registrar la velocidad de un accionamiento o la posición de una pieza de la máquina. Solo así puede detectar el accionamiento si se sobrepasa o se desciende por debajo de una velocidad determinada y actuar en consecuencia. Hasta los errores de medición más pequeños pueden tener terribles consecuencias que pueden provocar daños en la planta durante el transporte de material.

Tecnología robusta para una elevada seguridad contra accidentes

Tal y como muestran los ejemplos de la minería a cielo abierto y el transporte de mercancías, además de la precisión, la fiabilidad también juega un papel esencial. Y es que para que un codificador pueda realizar su trabajo de forma fiable en los duros entornos de la minería a cielo abierto y los puertos, tiene que aguantar impactos, vibraciones y otras fuerzas en el eje durante años sin que la precisión se vea afectada. Las sustituciones son caras, no porque el codificador en sí cueste mucho dinero, sino que porque suele situarse en un lugar de difícil acceso y la instalación tiene que dejar de funcionar durante todo el proceso. Por eso, una carcasa sólida con paredes gruesas y un interior resistente a los impactos y las vibraciones es un requisito indispensable. Ahí es donde entran en juego los dos grandes cojinetes con una separación máxima a ambos lados de la carcasa de Baumer Hübner.

Pero, además de solidez mecánica, necesitan solidez eléctrica. De hecho, los campos electromagnéticos se producen a menudo en las proximidades de los codificadores, por ejemplo, debido a cables sin blindaje sometidos a corriente. Si el blindaje no es adecuado, pueden dañar la electrónica del codificador o, al menos, influir en él de tal manera que la calidad de las señales de medición se vea afectada. Debido a diferencias de tensión también puede fluir corriente a través del eje, de forma que la lubricación del cojinete se puede quemar y destruir. Por ello, el aislamiento eléctrico es vital en un codificador HeavyDuty.

Lo mismo ocurre con la estanqueidad. Ya sea con humedad, polvo o suciedad, un codificador HeavyDuty debe estar bien sellado, especialmente en los puntos neurálgicos: el eje y la conexión eléctrica. También es necesario elegir los materiales y revestimientos más adecuados contra la corrosión para que el agua salada y los productos químicos no afecten al funcionamiento.

El codificador HeavyDuty original

El término HeavyDuty no está protegido ni designa una norma, sino que se ha establecido en el mercado como un tipo de codificador. El creador es el líder mundial Baumer Hübner, cuya experiencia con codificadores HeavyDuty se remonta a los años 50. Basándose en dicha experiencia, se ha desarrollado el HOG 10, considerado el “original” durante más de 25 años y modelo para todos los codificadores HeavyDuty. La gama de productos HeavyDuty de Baumer Hübner no solo destaca por su precisión, fiabilidad y durabilidad, sino que también por el gran número de variantes mecánicas, eléctricas y funcionales. Dentro de los codificadores incrementales y absolutos podemos encontrar carcasas de desde 58 mm hasta grandes codificadores con un tamaño de brida de 287 mm y eje hueco de 150 mm. Además, son compatibles con todas las interfaces analógicas y digitales. Una alta potencia de salida garantiza que las señales sean recibidas a gran distancia con toda su fuerza; en función del modelo, las señales pueden recorrer hasta 550 metros y, con cables de fibra óptica, hasta 1,5 kilómetros.

Para garantizar un funcionamiento a prueba de fallos, Baumer Hübner comprueba el funcionamiento eléctrico y la calidad de la señal de todos los codificadores. Múltiples certificados de calidad garantizan al cliente que su codificador no lo dejará en la estacada. Tanto en la mina de cobre de Chile como en el transporte de mercancías del puerto de Rotterdam, los codificadores HeavyDuty de Baumer Hübner se aseguran de que el ritmo de trabajo no decaiga. Incluso bajo las condiciones más exigentes.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar