Cimbra MK en la construcción de la Planta de Conversión de Residuos

Las torres de cimbra MK se han empleado para el apeo a 21 metros de altura de la viga transversal de 6 m de espesor que soportará la tolva de las enormes turbinas de la planta. Por su considerable grosor y peso ha requerido el uso de torres MK de gran capacidad de carga que por su configuración y dimensiones garantizan un rendimiento excepcional.

ULMA ha proporcionado un continuo soporte de ingeniería, reducción de costes, y altos niveles de calidad y seguridad en la construcción del proyecto de la Planta de Conversión de Residuos en Energía A2A en Pavía, Italia.

La transformación de residuos en energía representa o supone el último paso del ciclo de gestión de residuos. La valorización energética de los residuos, implantada en plantas de alto rendimiento energético y con innovadores sistemas de depuración de gases de combustión, tiene ventajas medioambientales, ya que permite ahorrar recursos energéticos y minimizar el uso de vertederos para la eliminación de residuos que no pueden reciclarse de forma útil.

En esta planta se procesarán 230.000 toneladas de residuos para su incineración: se quemará el 99% de los residuos, generando 200.000 megavatios de electricidad al año, frente a los 40.000 actuales.

El depósito de almacenamiento de residuos ha sido la primera estructura que se ha llevado a cabo. Con una dimensión en planta de 30 x 50 m en un depósito blanco, tiene muros de hasta 40 m de altura y 80 cm de espesor.

La Cimbra MK es uno de los sistemas de apeo de gran carga con mayor rendimiento en ingeniería civil. Con una capacidad de unos 250-360 kN por pie, tienen pocos componentes y la posibilidad de múltiples configuraciones. El montaje se ha realizado in situ, de forma rápida y segura, con la asistencia continua de un técnico de ULMA para la supervisión y el apoyo a lo largo de todo el proceso. Con la ayuda de grúas, las torres se han colocado en su ubicación correspondiente, mientras que su desplazamiento durante las fases de desmontaje fue posible gracias a los rodillos instalados en la base de cada torre.

En las distintas plantas y las subdivisiones internas de la obra se han empleado torres de aluminio ALUPROP, configuradas para una altura de 21 m, para soportar el hormigonado de losas de 1 m de espesor.

El muro, que alcanzará una altura de 40 m, y los contrafuertes de la planta se han construido con el encofrado modular ORMA apoyados en consolas de trepado BMK ancladas en el hormigonado previo.

El perímetro de la obra en proceso de ejecución se ha cubierto con andamio multidireccional BRIO y torres de escalera BRIO, así ha sido posible acceder a los distintos niveles de trabajo con total seguridad y facilitar las labores/tareas de ferrallado.

Para garantizar la seguridad durante los trabajos en las losas, se han instalado plataformas con riostras MK para cerrar los huecos en la planta.

ULMA ha cumplido con los requisitos más exigentes de este tipo de proyectos: reducción de costes y altos estándares en términos de calidad y seguridad.

close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *