Impetus Waste Management habría decidido optimizar su flota y recurrir a único fabricante, tal y como han explicado desde Case, debido a que habrían pensado que el poder adquisitivo y el soporte técnico se verían beneficiados. Así, esta empresa habría sustituido una gran parte de su flota durante los últimos 24 meses, utilizando ahora 17 máquinas Case en sus plantas.

Impetus Waste Management es una de las principales empresas de gestión de residuos de la región, procesando más de 900.000 toneladas al año y empleando a 240 trabajadores a tiempo completo en sus plantas, entre las que se incluyen cuatro de transferencia de residuos, dos vertederos y una de compostaje.

Así, según han manifestado desde Case, uando la empresa necesitó nuevas máquinas, quería precios competitivos y que estas garantizaran prestaciones excelentes, fiabilidad y ahorro de combustible, así como costes reducidos de explotación, servicio y reparación. Además, el servicio de posventa también era crucial, ya que las máquinas harían jornadas de trabajo extremadamente largas en entornos exigentes.

En su reciente planta de transformación de residuos en combustible de unas 8 hectáreas, ubicada en North Tees (Reino Unido), la empresa procesaría 640.000 toneladas al año y funcionaría las 24 horas del día, los 7 días de la semana, durante los 365 días del año. Esta puede recibir hasta 2.000 toneladas al día y expedir hasta 1.000 toneladas diarias. En ella se mueven y se descargan residuos con las siguientes cargadoras de neumáticos: dos 721F XR, una 821F XR, una 921F y una 1021F XR. Las máquinas trabajan junto con una manipuladora de materiales CX210B, la cual clasifica previamente los residuos y alimenta la trituradora Metso de la planta, a un ritmo de unas 70 toneladas por hora. En este sentido, cada máquina trabaja durante turnos de 22 horas, como mínimo, con solo dos horas de inactividad para limpiar totalmente las máquinas.

“Las máquinas son muy eficientes”, ha afirmado Craig Jones, responsable de la planta. “Son excelentes en cuanto a fiabilidad. Teniendo en cuenta las largas jornadas de trabajo de las máquinas, tenemos muy pocos problemas. Esto es fantástico dada la enorme cantidad de material que movemos al día”, ha añadido.

Case ha señalado que las cargadoras de neumáticos, 721F XR (145 kW/195 CV), 821F XR (172 kW/230 CV) y 921F (190 kW/255 CV) estarían equipadas con un motor diésel de 6,7 litros, con certificado Interim. La cargadora de neumáticos de mayor tamaño, la 1021F XR (kW/CV), estaría especialmente diseñada para el reciclaje de residuos e incluiría un motor diésel de 8,7 litros que cumple la norma Tier 4 Interim. Por otro lado, la admisión de aire emplearía un turbocompresor con refrigeración aire-aire. Asimismo, no se emplearía una válvula EGR, únicamente se utilizaría aire fresco para la combustión y no necesitaría un sistema de refrigeración adicional. También, incluiría inyección múltiple common rail con un sistema de postratamiento HI-eSCR (DOC + SCR), y el motor montado en la parte trasera aseguraría un mejor equilibro del peso, lo que se traduciría en un aumento de la carga útil de la cuchara en un 10-15% en cada ciclo.

Por otro lado, omo la manipulación de madera, residuos vegetales y otros materiales inflamables puede resultar peligrosa, especialmente al aire libre, AdBlue se pulverizaría, directamente, en el escape diésel para reducir el riesgo de fuego. En este sentido, la temperatura máxima del HI-eSCR sería de 500°C, 200°C menos que la temperatura máxima de un filtro de partículas.

“La conducción de las máquinas es muy suave y cómoda y el funcionamiento de los mandos también resulta suave”, ha declarado el operador Richey Maughan. “El aire acondicionado es excelente, en particular en verano. En este tipo de entorno se pueden alcanzar temperaturas muy elevadas, y cuando se pasan turnos de 11 horas en la cabina, es fundamental que esta sea cómoda. La visibilidad es muy buena, y se han eliminado todos los ángulos muertos. La cámara trasera es muy útil, especialmente con tantos montones de materiales alrededor todo el tiempo. A veces tenemos cuatro o cinco. Aquí hay siempre mucho trabajo y movimiento. Por ello, tener una buena visibilidad es muy importante por razones de seguridad. La capacidad de vaciado a gran altura también es excelente. No cambiaría nada del diseño de estas máquinas”, ha expresado Maughan.

Por su parte, la CX210B ofrecería un nivel bajo de consumo de combustible demostrado. La combinación especial de las funciones de elevación de pluma y velocidad de giro aumentarían la productividad, mientras las fuerzas de elevación a mucha altura facilitarían la función de vertido con brazos de gran elevación. Además, han señalado que la amplia cabina de la Serie CX-B garantizaría una excelente visibilidad y estaría montada sobre una estructura de elevación paralela y rígida que se levanta hasta 5,06 m, para ver la cuchara durante la carga y descarga de los camiones de lados altos que transportan los residuos. El interruptor de descenso de la cabina puede activarse desde el interior y el exterior de esta, aumentando la seguridad del operador.

Phil Lord, director de operaciones de Impetus Waste Management, ha comunicado que, trabajando las 24 horas del día y los 7 días de la semana durante los 365 días del año, no pueden permitirse tener máquinas paradas. “Necesitamos máquinas sólidas, duraderas y fiables. Tan importante como tener máquinas apropiadas fue saber que tanto Case como sus concesionarios podrían proporcionar un excelente servicio de posventa”, ha finalizado.

Por último, un vídeo de la planta de Impetus Waste, done puede verse la presencia de Case:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *