Caminos Madrid celebra jornada sobre construcción industrializada

Caminos Madrid celebra jornada sobre construcción industrializada

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid ha celebrado una jornada para conocer las tendencias y las aplicaciones prácticas de las nuevas técnicas y los procesos de construcción industrializada donde el desarrollo técnico es el paradigma que rompe con la construcción tradicional.

El primer ponente, Javier Carmona Martínez, jefe de Ventas de Proyectos Singulares en Normetal, ha señalado que «en la construcción industrializada promotor, dirección facultativa y fabricante tienen que completamente alineados para poder cumplir con rapidez y ajustarse a presupuestos. Es necesaria concienciación de grupo». También ha destacado que “el armazón es el corazón de la construcción industrializada metálica con acero” donde los armazones ligeros con los que componen pueden ir desde “piezas pequeñas de 2,5 metros hasta grandes monstruos con las medidas máximas que caben en las carreteras españolas”.

José Ignacio Esteban, director general de Ávita (Grupo Avintia), ha destacado que este tipo de construcción «va más allá de montaje industrializado, tenemos muchas cosas que hacer entre todos: el proceso es lento, pero la sociedad y la normativa van a obligar a la transformación del sector». Esteban ha hecho hincapié en que se trata de un nuevo formato de hacer construcción en el que todos los técnicos de competencias tienen que trabajar para dar solución al promotor que, a su vez, debe buscar la sostenibilidad del edificio para dar respuesta a las exigencias del cliente.

Por su parte, José María Quirós, delegado de Industrialización en AEDAS Homes, ha indicado que «entre los compradores hemos detectado que la preocupación por la sostenibilidad ha crecido un 14% entre los compradores en el último año. La industrialización es el camino a la sostenibilidad por procesos, materiales y generación de residuos». Esteban ha defendido “adaptar la ley hipotecaria a la financiación para potenciar la industrialización” y ha avanzado que “el 25% de las promociones que entregaremos el año que viene estarán industrializadas en parte o en su totalidad”.

Mario Pérez-Gosálvez, CEO de IHD Modular, ha defendido que las startups son agentes de innovación, “buscamos ser más rápidos y más baratos. Queremos ser el Tesla de los edificios modulares apostando por altura+modular y por el 3D”. Ha señalado que en este sector “España están muy atrasada aún, no como en Hong Kong, Singapur o Reino Unido donde ya están haciendo edificios modulares en altura”, ha recordado que se debe implicar al resto de industrias, “unir el diseño y las manufacturas”. Pérez-Gosálvez ha asegurado que la evolución de IHD será convertirse en una empresa logística para 2030, “como Mercadona o Zara».

En su intervención, Pablo Garcia Morales, director en Madrid de PMMT Forward Thinking Architecture, ha expuesto que en sus proyectos del sector sanitario utilizan dos tipos de sistemas: “un sistema paramétrico que permite dedicar poco tiempo al diseño y un sistema modular UP Construction, tipo Lego, que permite llevar al extremo la prefabricación».

Por su parte, Antonio Gómez Mora, director comercial de Normetal, ha señalado que «abordamos ejecución de edificaciones que hasta hace poco se hacían con construcción tradicional; pero ahora las administraciones ya están sacando pliegos focalizados a la construcción industrializada, con plazos mucho más cortos».

En la mesa de debate, moderada por Sonia Suárez Moreno, vocal de Junta Rectora de Caminos Madrid, se han abordado los diferentes perfiles que demandará el sector, cómo repensar el modelo comercial, mejorar el aprendizaje y la economía de escala.

Han coincidido en que el diseño es clave en la sostenibilidad, para aprovechar el consumo de energía, destacando que el aprovechamiento energético está estrechamente vinculado con los procesos de industrialización que permiten desarrollar edificios más sostenibles para cumplir con los ODS de la Agenda 2030.

Además, han hecho hincapié en que se puede reducir drásticamente el mantenimiento de los edificios que puede llegar a ser “casi nulo” gracias a estas nuevas técnicas y con una adecuada selección de los materiales.

En este sector se requieren trabajadores con más formación, pero hay una perspectiva laboral mayor y un mayor rango salarial. Además, ha supuesto una mayor apertura de la construcción a las mujeres, pudiendo paliar la incorporación de la mujer a este sector la escasez de mano de obra.

Los intervinientes han señalado el precio como barrera de entrada: aunque la construcción industrializada es más eficiente, tiene menor plazo de ejecución y menor coste de mantenimiento (según materiales), al hacer el estudio de viabilidad los costes se decantan por la construcción tradicional. De ahí, la necesidad de apostar entre todos por la construcción industrializada, destacando que industrializar los procesos constructivos es un reto difícil, pero necesario, para aumentar la eficiencia y competitividad del sector.