Reducción del tiempo de calibración con el calibrador automático de presión

Reducción del tiempo de calibración con el calibrador automático de presión

29/10/2018
1.309 Vistas

Una central eléctrica de EE.UU. ha reducido significativamente el tiempo de calibración con el calibrador automático de presión Fluke 729.

Una central eléctrica por combustión de carbón en EE.UU. está sujeta a un intenso programa de mantenimiento preventivo para que sus procesos funcionen de manera segura y eficiente. Llevar a cabo una calibración de presión precisa y coherente en la instrumentación del proceso es una parte integral de ese programa.

El equipo de calibración de instrumentación de la planta es responsable tanto del mantenimiento, como de la resolución de problemas de cientos de transmisores y conmutadores a presión, que lo supervisan y controlan todo, desde los procesos catalíticos hasta las emisiones. Cuando la central necesitó reemplazar un calibrador de procesos documentador con décadas de antigüedad, el supervisor de instrumentación de la planta buscó un calibrador de presión de última generación para ayudar a mejorar la eficiencia. Esa búsqueda lo llevó al calibrador automático de presión Fluke 729.

Calibración de presión de última generación

“Elegimos el calibrador automático de presión Fluke 729 porque tiene una bomba automática y nuevas funciones, además de guardar automáticamente los resultados de la calibración”, ha comentado el supervisor.

Sus capacidades automáticas se extienden más allá de la bomba automática interna que controla y regula la presión. El Fluke 729, también, incluye un ajuste de presión interno, preciso y automático que ayuda a compensar pequeñas fugas en los tubos y las configuraciones de prueba. Por ejemplo, el aire comprimido almacenado y las válvulas de aire en miniatura controlan la presión durante las comprobaciones en etapas descendentes mediante la liberación de aire desde el puerto de prueba.

Mayor rendimiento de la carga de trabajo con el calibrador automático de presión Fluke 729

Después de utilizar el calibrador automático de presión Fluke 729 durante algunos meses, el personal de calibración comenzó a observar mejoras en la eficiencia. “Con el 729, podemos probar varios puntos de presión en una configuración”, ha señalado el supervisor. “Nos permite ir directamente al punto de ajuste de depresión sin necesidad de purgar la presión y volver a bombearla, lo que, sin duda, nos hace más eficientes”.

Los técnicos de instrumentación también aprovechan la función de incremento automático del 729 para establecer una secuencia de pasos de calibración que se ejecutan automáticamente. El supervisor estima que la combinación de capacidades automáticas y varias funciones incorporadas permiten que los técnicos calibren aproximadamente un 20% más de instrumentos por ruta durante el mantenimiento preventivo, y también agiliza la resolución de problemas. Y eso mientras se continúa utilizando un sistema de documentación en papel.

Para aumentar aún más la eficiencia, el supervisor planea implementar el software de gestión de calibración DPCTrack2™ para que la central pueda dejar de usar la documentación en papel. Con DPC Track2, los técnicos podrán cargar y gestionar los resultados de calibración documentados directamente en un PC, en lugar de registrarlos en una orden de trabajo en papel. Esto facilitará la gestión de la instrumentación, programar pruebas e informes, y consultar el historial de cada instrumento para localizar un problema si es necesario. Las pruebas de Fluke estiman que el uso del 729 para el mantenimiento en ruta, junto con flujos de trabajo sin papel y el software de documentación pueden generar un ahorro de tiempo de hasta el 50%.

Auténtica eficiencia multifunción

En la central eléctrica, los técnicos de instrumentación utilizan el 729 tanto en el campo, como en el taller. Después de emitir una orden de trabajo, las operaciones aíslan el dispositivo de destino y lo desconectan. “Si podemos bombearlo en el campo, lo haremos, pero determinados dispositivos se deben traer de vuelta al taller”, ha apuntado el supervisor.

De cualquier manera, el 729 hace el trabajo de varios instrumentos. Anteriormente, para probar un transmisor o un interruptor, el técnico tenía que conectar el dispositivo de destino a una fuente de alimentación y a un comunicador Hart. Eso no es necesario con el Fluke 729. “El 729 alimenta el circuito por sí mismo e incorpora comunicación Hart, por lo que no tenemos que preocuparnos por esas cosas”, ha explicado el supervisor. “Utilizamos la comunicación HART del 729 para verificar el rango del transmisor”, ha añadido. “A continuación, establecemos el número de puntos de prueba que deseamos ejecutar y el porcentaje de error, y pulsamos el botón de inicio”, ha continuado. “El 729 se encarga del resto automáticamente”, ha destacado.

El 729 no solo ahorra tiempo; sus capacidades multifunción ahorran espacio en la bolsa de herramientas. “En lugar de coger un calibrador de presión, un comunicador Hart, una bomba de mano y otros módulos de presión, todos los técnicos usan el 729, que ahorra tiempo y complicaciones”, ha indicado el supervisor.

Deja un Comentario

Comparte con tus amigos










Enviar