La antigua estación, construida en 1969, necesitaba una modernización para mejorar la productividad y cumplir la legislación de la UE. Por ello, OTV habría realizado en Marquette-lez-Lille una nueva planta. Para maximizar su eficiencia, Veolia Water Solutions & Technologies habría apostado por las soplantes de Atlas Copco. Estas estarían equipadas con los innovadores motores y sistemas de accionamiento de WEG.

La nueva planta de Lille posee dos trenes de tratamiento separados, uno destinado a aguas residuales (2,8 m³/s) y otro para aguas de tormentas (5,3 m³/s), estas últimas, tratadas mediante un proceso de floculación patentado bajo la marca Actiflo®. Asimismo, las aguas residuales se someterían a tres procesos de tratamiento separados.

Por su parte, OTV habría dotado a cada uno de los depósitos con compresores ZS Premium de Atlas Copco, los cuales son accionados por los motores eléctricos de alta eficiencia tipo W22, que ofrecerían una potencia de 355 kW, y variadores de velocidad CFW11M de WEG, con módulos de potencia de 400 kW. Además, al combinarse varios variadores de velocidad, se podría alcanzar una potencia de hasta 2 MW.

Igualmente, con un transformador especial, WEG habría conectado variadores de velocidad de 12 pulsos, reduciendo las interferencias armónicas e incrementando la eficiencia energética, con lo que, según Patrick Binjamin, de Atlas Copco, “la planta puede controlar el flujo en una amplia gama, desde 2.700 Nm³/h hasta 23.000 Nm³/h, con una eficiencia superior y relativamente constante”.

En cuanto a los motores W22, los cuales estarían disponibles en las versiones de eficiencia energética IE3 e IE4, tal y como ha afirmado Werner Joosens, de WEG, “aportan considerables ahorros de energía, aumentan la productividad, alargan su vida útil y reducen los costes de mantenimiento”.

Así, debido al soporte tecnológico de Atlas Copco y WEG, “por una parte, puede tratar más agua en periodos de máxima afluencia, lo que facilita la gestión de la red”, ha señalado Armel Bezu, gerente responsable del mantenimiento de Veolia en la nueva planta de tratamiento de aguas residuales. En este sentido, ha añadido que “la calidad del agua del Marque, el canal al que se vierte el agua, ha mejorado significativamente, y la cantidad de lodos ha disminuido drásticamente”. En su opinion, el resultado es que “la huella ecológica ahora es más pequeña y, por último, la planta también puede suministrar electricidad gracias al ciclo combinado de generación de calor y energía.”

Fuente: RETEMA.
close

NEWSLETTER

Regístrate para recibir contenido en tu bandeja de entrada, cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *